Google+
Teléfono: +34 963 262 600

De analgésico a devastador de la piel: una mirada al ‘krokodil’

Agosto 17, 2016

En México están los primeros casos de consumo de la ‘heroína de los pobres’ en la región.

Fuente: Silvana Sánchez Pineda. www.eltiempo.com

Países latinoamericanos se enfrentan a la aparición de drogas sintéticas que amenazan con atraer consumidores de todas las edades. Una de ellas es el ‘krokodil’ o ‘cocodrilo’.

Su principal componente es la ‘desomorfina’, una sustancia que comenzó a utilizarse en 1932 como analgésico en Estados Unidos, pero por sus propiedades adictivas despareció años después, sin embargo, reapareció en el 2003.
Su nombre describe los efectos que causa en la piel: se vuelve escamosa, genera úlceras cutáneas y al tornarse verde, comienza a causar un desprendimiento, como sucede con los reptiles.
“La reacción en la piel podría estar relacionada con una serie de contaminantes asociados a su proceso de producción”, explica Keith Boesen, director del Arizona Poison and Drug Information Center.
Según puede leerse en el Informe Mundial sobre las Drogas de 2012, este proceso es una mezcla fatal que incluye alcohol, aceite industrial, gasolina y hasta pintura. Más de los derivados que tiene la desomorfina, droga que posee efectos sedantes 10 veces más poderosos que la morfina y tres veces más peligrosos que la heroína.
Pero ¿qué ha convertido esta droga en una amenaza? Su precio. La llamada ‘heroína de los pobres’ puede conseguirse por un valor cinco veces menor al de la heroína.
Además, el Informe Mundial sobre las Drogas señala: “Con la cosecha deficiente de opio de 2010 en Afganistán se observó una escasez de heroína. Hay indicios de que eso motivó a los consumidores de algunos países a reemplazar la heroína por otras sustancias como la desomorfina”.
De su consumo puede decirse que es vía intravenosa, de ahí su rápida acción. También se le describe como una droga de corta duración, su efecto no tarda más de 120 minutos. Según Adriana Ruiz, toxicóloga colombiana, “la droga actúa directamente sobre el sistema nervioso central, lo que provoca una adicción con mayor facilidad”.
Una vez se consume la primera dosis, la expectativa de vida de una persona puede reducirse a dos o tres años.
¿Qué pasa en Colombia?
Mientras que en el 2014, Jalisco (México) registró los primeros casos de consumo, en Colombia esta droga aún no representa un peligro. Pese a que existen versiones que hablan de su comercialización, en las clínicas y entidades tratantes de adicciones no hay registro de su uso.
“A Colombia no ha llegado el ‘krokodil’. No es una droga que se trafique como el éxtasis y la cocaína. Es una droga que se sintetiza de manera artesanal en laboratorios caseros. En el país es mucho más barato producir un gramo de heroína que producir un gramo de esta droga”, dice Julián Andrés Quintero, director de la Corporación Acción Técnica Social.
Algo similar señala Boesen en el caso de Estados Unidos: “No tiene sentido, económicamente hablando, que las mafias produzcan ‘krokodil’, ya que está hecha a partir de la codeína, que es usada especialmente en países donde no pueden acceder fácilmente a otros opioides”.
No obstante y pese a que la amenaza no es latente, autoridades europeas recomiendan trabajar en campañas que prevengan el consumo o que reduzcan el incremento de los consumidores, según sea el caso.
En países como Rusia, por ejemplo, el Gobierno prohibió la venta libre de medicamentos que contengan codeína. Desde el 2012 solo se pueden obtener con prescripción médica.
Rusia cuenta con cerca de tres millones de adictos, según un informe de ‘New York Daily News’.
Abierta la preinscripción para el ‘Máster Propio en Prevención y Tratamiento de las Conductas Adictivas’:https://av.adeituv.es/postgrado/preinscripcion/index.php…

Etiquetas:

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *