Teléfono: +34 963 262 600

«​CARTA ABIERTA» ​SOBRE DESPENALIZACIÓN DE DROGAS

julio 18, 2018

La exministra mexicana de la corte suprema enlazó ambos temas al señalar que sólo un enfoque integral puede resolver lo que hoy tenemos como realidad nacional

Fuente: JOSÉ TENORIO. cronica.com.mx

La exministra habló de la legalización de las drogas como parte del proceso de pacificación del país. Propuso lograrlo a través de un proyecto de ley que incluya la amnistía o reducción de penas.

Olga Sánchez Cordero, titular tentativa de la Secretaría de Gobernación para el siguiente sexenio, tuvo que parar la lectura de su ponencia porque los asistentes al Seminario Olvido, Verdad y Justicia, en El Colegio de México, le brindaron un sonoro aplauso cuando señaló que debía avanzarse en la despenalización del consumo de la droga como parte del proceso de pacificación del país.
Éste es un tema en el que el próximo presidente ha sido ambiguo, pero Sánchez Cordero pidió calma: “Déjenme terminar y al final les doy el mensaje de Andrés Manuel”.
Luego de completar su idea sobre una etapa transicional en materia de justicia que englobe amnistía, reducción de penas a quienes revelen la verdad sobre ejecuciones o desapariciones y reparación del daño a las víctimas, Sánchez Cordero cumplió su palabra y reveló lo que AMLO le dijo el sábado pasado sobre la despenalización de la droga: “carta abierta, lo que sea necesario para pacificar este país, abramos el debate”.
La exministra de la corte suprema enlazó ambos temas al señalar que sólo un enfoque integral puede resolver lo que hoy tenemos como realidad nacional:
“Somos un país en el que quienes salen a buscar a los desaparecidos son las mujeres de las familias y no las autoridades”, dijo, y añadió a ese horror los miles de restos humanos localizados en fosas clandestinas, la de pueblos que desaparecen desplazados por la violencia…
“En muchas partes del país lo que se respira a diario es el horror, la realidad es que son poquísimas las personas desaparecidas encontradas, poquísimas sentencias contra autores materiales o intelectuales”.
Olga Sánchez Cordero también llamó a dejar de simular, particularmente desde el gobierno, que no pasa nada o que hay una política de derechos humanos. “Somos un país en el que se desaparece principalmente a la juventud”, sentenció.
La respuesta, señaló, está en abrir espacio a una justicia transicional ante la emergencia nacional desatada por la violencia y en la que se deberán crear instituciones especiales que permitan la pacificación, el descubrimiento de la verdad sobre crímenes violentos, sobre violaciones a derechos humanos, y el resarcimiento del daño a las víctimas de estos delitos.
De nada servirá “ejemplificó” ofrecer a quien participó en delitos que revele lo que pasó a cambio de reducir su sentencia si, una vez libre, regresa a su comunidad y es ejecutado, convirtiéndose en el inicio de un nuevo ciclo de violencia.
“Quienes cuestionan la posibilidad de lograr otra forma de combatir la violencia y de hablar de una justicia transicional ponen en duda que nos encontremos en un conflicto, que necesitamos nuevas instituciones o sistemas para enfrentar esta realidad, lo que nadie puede negar con datos duros es que al menos en los últimos diez años el Estado mexicano ha sido incapaz de parar la violencia”, agregó.
Señaló que la justicia transicional, hecha para la emergencia y que daría paso después a una justicia habitual, debería contemplar garantías de no repetición del delito en quienes reciben amnistía o reducción de penas y la reparación del daño a las víctimas.
Añadió, que no puede entenderse sólo como indemnización, “debemos pensar en un plan nacional de reparación y debemos pensar si es sólo para lo transicional o si es algo más amplio”, como lo que estipula la ley de víctimas.
La exministra comentó que debe evitarse la atomización de la discusión, y propuso lograrlo a través de un proyecto de ley que incluya la amnistía, las posibles reducciones de condenas y las comisiones de la verdad. Paralelamente, reiteró, debe avanzarse en la propuesta de despenalización de la droga y las de recuperación de espacios ganados por la delincuencia, todo aquello que permita la pacificación del territorio nacional.
“Hablar de justicia transicional puede parecer ambicioso, articularlo es una tarea titánica, pero es posible para México y es urgente, tanto para las víctimas como también para el resto de la sociedad mexicana. La experiencia en otros lados demuestra que esto lleva tiempo, todos tenemos la responsabilidad social de iniciar”, finalizó.
4 años para dar resultados
Sánchez Cordero indicó que su propuesta es que en este momento se vaya más allá de la verdad jurídica, optar por una verdad más amplia para ir a la paz y a la reconciliación.
Hay diferentes escenarios, como la creación de una gran comisión nacional de la verdad, comisiones para casos específicos como el de Ayotzinapa o bien comisiones regionales. Hasta ahora lo que ha planteado el presidente electo son comisiones para casos concretos. Pero estas comisiones no abordan el fondo del problema, señaló Sánchez Cordero, pues sólo resuelven casos y no el trasfondo de violencia.
Lograr resultados en comisiones no deben tardar más de cuatro años, el país así lo exige, señaló.
Etapa de transición en justicia
Es factible que la amnistía a jóvenes y campesinos llevados por la pobreza a cometer delitos (no graves) vaya acompañado de otros elementos:
-Reducción de penas para aquellos no sean amnistiables (cometieron delitos graves) y que proporcionen información verificable de hechos, como la desaparición de personas, y que esclarezcan quiénes son los autores materiales e intelectuales.
-Todo esquema de reducción de penas debe estar inserto en uno mayor que acerque a la sociedad a la reconciliación.
Abierto el plazo de preinscripción en el MÁSTER PROPIO EN PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS CONDUCTAS ADICTIVAS. Más información aquí MÁSTER PROPIO EN PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS CONDUCTAS ADICTIVAS y en https://postgrado.adeituv.es/master-adicciones-drogodependencia

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *