Teléfono: +34 963 262 600

ACUSAN A APPLE DE BENEFICIARSE ILEGALMENTE POR LA DISTRIBUCIÓN Y PROCESAMIENTO DE PAGOS DE TRAGAMONEDAS

Fuente: www.yogonet.com.

Dos querellantes y usuarios de casinos sociales han presentado una demanda en California.

Según la demanda, plataformas como Apple «aprovechan los grandes volúmenes de datos y las presiones de redes sociales para identificar, orientarse y explotar a consumidores propensos a conductas adictivas». También se argumenta que los juegos de tragamonedas de casinos sociales son ilegales de acuerdo con el Código Penal de California. Apple recibe una comisión del 30 % sobre cada apuesta, como parte de un acuerdo de beneficio mutuo con los casinos sociales.
Se ha presentado una demanda contra Apple en la que se reclama que la compañía ofrece y facilita un emprendimiento de juego ilegal en su tienda de aplicaciones y se beneficia de él. La demanda, presentada en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de California, apunta a las aplicaciones de casino social gratuitas que les permiten a los usuarios comprar moneda durante el juego con dinero real.

Dos querellantes y una clase propuesta formada por usuarios de «casinos sociales» presentaron una demanda contra Apple Inc. en la que acusan a la compañía de obtener un beneficio económico de manera ilegal por su rol de distribuidora y procesadora de pagos de juegos de tragamonedas Según Law Street Media, en la demanda de doble acusación, se le atribuye a Apple la violación de la Ley de Competencia Desleal (UCL) de California y de la normativa federal sobre Actividades de Crimen Organizado y Cobro de Deudas Ilegales (RICO).

En la presentación judicial de la semana pasada, se explica que, en la última década, los casinos tradicionales han extendido sus operaciones al universo del juego en línea a través de los casinos sociales. Presuntamente, los juegos de casinos sociales, que pueden jugarse en dispositivos móviles a través de aplicaciones y servidores web, tienen como objetivo replicar la «experiencia de tipo Las Vegas» de los juegos de tragamonedas.

Si bien los casinos sociales les permiten a los usuarios comprar fichas de juego con dinero real, estos solo pueden utilizar las fichas ganadas o compradas para obtener más «giros», y no para cambiarlas por efectivo. A su vez, en la presentación, se afirma que algunos usuarios, un subgrupo de los que pueden tener conductas adictivas en el juego, pierden miles de dólares a manos de compañías de juegos de tragamonedas en línea y plataformas que ofrecen estos juegos: Apple, Facebook y Google.

Según la demanda, estas plataformas «aprovechan los grandes volúmenes de datos y las presiones de redes sociales para identificar, orientarse y explotar a consumidores propensos a conductas adictivas». En la demanda, también se explica que las plataformas «retienen el control total del acceso de los casinos sociales a sus tiendas, así como también, su distribución y promoción allí, y participan directamente de una parte sustancial de las pérdidas de los jugadores, que son cobradas y controladas por las propias plataformas».

Se afirma que, al utilizar Apple para la distribución y el procesamiento de pagos, los casinos sociales celebran un contrato de beneficio mutuo. Presuntamente, a cambio de distribuir juegos de casino, brindarle a la plataforma datos invaluables sobre los jugadores en línea y cobrar dinero de los consumidores, Apple recibe una comisión del 30 % sobre cada apuesta. En la demanda, se agrega que los consumidores gastaron $6 mil millones en fichas de casino virtual en 2020.

Además, se argumenta que los juegos de tragamonedas de casinos sociales son ilegales de acuerdo con el Código Penal de California. A su vez, los querellantes afirman que el tribunal tiene autoridad, de conformidad con la UCL, para prohibirle a Apple —supuesto cocómplice— que continúe participando del negocio ilegal.

La demanda de los querellantes, fundamentada en la normativa RICO, también parte de la ilegalidad de las máquinas tragamonedas de casinos sociales. Allí se afirma que, dado que la ley de California prohíbe esas actividades de juego, las tarifas que pagan los usuarios y las apuestas son deudas ilegales. En una parte de la acusación, se establece que Apple violó la normativa RICO al «participar, facilitar, o realizar las actividades de un emprendimiento de casino social mediante un patrón de comportamiento que se corresponde con una actividad de crimen organizado, compuesta por delitos graves según establece el Código Penal de California en sus secciones 330b y 330.1».

Los querellantes buscan certificar una clase que consista de «todas las personas de los Estados Unidos que han perdido dinero en máquinas ilegales a través de la plataforma de Apple». Solicitan restitución, indemnización por daños, una medida cautelar y otros resarcimientos que el tribunal considere adecuados por la «participación permanente de Apple en un emprendimiento de juego en línea ilegal».

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *