Google+
Teléfono: +34 963 262 600

CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS: ¿SIRVEN REALMENTE PARA DEJAR DE FUMAR?

Fuente: www.diario.es. Mercé Palau.

 El tabaco es la segunda causa de mortalidad en todo el mundo
 Los cigarrillos electrónicos se han popularizado como “alternativa” a los cigarros convencionales
con la idea de que son menos perjudiciales. ¿Es esto cierto?

El humo del tabaco contiene más de 7.000 productos químicos, de los cuales al
menos 250 son dañinos, incluidos el cianuro de hidrógeno, el monóxido de carbono
y el amoniaco, según el Instituto Nacional del Cáncer estadounidense (NIH
(https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/tobacco/cessation-fact-sheet) ). Esto hace que el
tabaco sea el responsable de más de ocho millones de muertes cada año, según
datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, el consumo del tabaco es la causa principal de la enfermedad pulmonar
obstructiva pulmonar (EPOC), enfisema pulmonar. Entre los tipos de cáncer
asociados al consumo de tabaco, el principal sigue siendo el cáncer de pulmón. Sin
embargo, existen otros tipos de tumores relacionados a este hábito como el de
laringe, boca, esófago, garganta, vejiga, riñón, hígado o estómago y enfermedades
como infarto agudo de miocardio, angina de pecho y accidentes cerebrovasculares
según asegura Carolina Gotera, Neumóloga encargada de la Consulta Monográfica
de EPOC de la Fundación Jiménez Díaz (https://www.fjd.es/) .
La inhalación de una sola pipada de tabaco, por tanto, aumenta el riesgo de sufrir
cáncer, eleva la tasa de mortalidad y daña también a los fumadores pasivos de la
misma manera que a los activos. ¿Ocurre lo mismo con los cigarrillos
electrónicos?¿Son estos realmente menos nocivos que el tabaco? Si esto es así,
¿son recomendables para los que quieren dejar de fumar?

Hasta el presente, ningún organismo gubernamental u organización científica
médica ha evaluado ni aprobado el cigarrillo electrónico como método para dejar
de fumar. Son numerosas las advertencias que se hacen desde distintas
organizaciones y asociaciones de salud. La Sociedad Española de Neumología y
Cirugía Torácica (SEPAR (https://www.separ.es/node/695) ) es clara en su posición en contra del
uso del cigarrillo electrónico como alternativa al tabaco y advierte que las
sustancias presentes en los cigarrillos electrónicos, aunque se encuentran en
cantidades más bajas de las que se detectan en los cigarrillos habituales, tienen
capacidad para producir enfermedades. No en vano, aunque el cigarrillo
electrónico no requiere combustión (por tanto, no se produce monóxido de
carbono), esto no es sinónimo de que no contenga sustancias potencialmente
tóxicas. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), de hecho, los
clasifica como “productos de tabaco”.
Otro de los principales problemas radica en que estos productos contienen nicotina
que, además de ser un tóxico cardiovascular, es una sustancia altamente adictiva,
según indica la doctora Gotera. Se ha comprobado que el cigarrillo electrónico es
similar al manufacturado y a los inhaladores de nicotina en cuanto a la reducción
del “craving” o al “deseo de fumar”, sin embargo el primero cuenta con un poder
adictivo más alto debido a la mayor rapidez con la que alcanza la concentración
máxima.

Además, estos dispositivos contienen agentes carcinógenos, como el formaldehido,
o metales como níquel, cromo y plomo, encontrados en el vapor, advierte la
experta. Por tanto, la idea de que solo contienen vapor de agua (de ahí el nombre
de vapear relacionado con los cigarrillos electrónicos) no es cierta y “no podemos
afirmar que sean inocuos”.
En cuanto a la cuestión de si son una manera efectiva de dejar de fumar, la SEPAR,
y la OMS, entre los distintos organismos nacionales e internacionales que se han
pronunciado al respeto, dicen que no. Los cigarros electrónicos no se incluyen en
ninguna de las herramientas oficiales para abandonar el hábito del tabaco porque
no hay evidencias sólidas que así los corroboren. Es más, incluso en algunos casos,
el uso del cigarrillo electrónico se asocia con un consumo dual con el tabaco
convencional. Como recuerda Carolina Gotera, “la única evidencia científica para
dejar de fumar es la terapia conductual combinada con la farmacológica”.

Qué efectos tiene vapear sobre la salud
Aunque los efectos reales de los cigarrillos electrónicos no se conocerán hasta
dentro de unos años por su todavía reciente aparición, que no nos deja ver aún los
efectos a largo plazo, sí se han descrito algunos efectos a corto plazo, como reconoce
Gotera, en forma de “irritación de ojos y vías respiratorias provocada por la
exposición al propilenglicol”, un componente fundamental del líquido y cuya
inhalación prolongada está asociada a los efectos descritos.

Hace apenas unos días, el pasado 15 de octubre, los Centros para el Control y la
Prevención de Enfermedades de EE.UU (CDC
(https://www.cdc.gov/tobacco/basic_information/e-cigarettes/severe-lung-disease.html#what-we-know) ) confirmaban
la detección de 1.479 casos de afecciones respiratorias graves asociadas al uso de
cigarrillos electrónicos. En cuanto a los síntomas, las autoridades estadounidenses
han confirmado dificultad para respirar o dolor en el pecho, náuseas, vómitos,
dolor abdominal, fiebre o escalofríos. El factor denominador común de todos los
afectados es el uso de cigarrillos electrónicos o productos de vapeo.
Por su parte, la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC
(https://www.iarc.fr/) ) clasifica los metales como níquel, cromo y plomo encontrados en el
vapor de los cigarrillos electrónicos como “carcinogénicas sin determinar un
umbral de seguridad para su consumo”, asegura Gotera.
Como recuerda la Sociedad Americana contra el Cáncer
(https://www.cancer.org/es/cancer/causas-del-cancer/tabaco-y-cancer/que-sabemos-acerca-de-los-cigarrillos-electronicos.html), “no hay ninguna forma de fumar que sea segura ni ningún producto del tabaco
que sea seguro”, ni siquiera los cigarrillos electrónicos.

ABIERTO EL PLAZO DE PREMATRICULACIÓN EN EL MÁSTER 2020. Más información en:
www.masteradiccionesonline.com y https://postgrado.adeituv.es/landing/master-propio-en-prevencion-y-tratamiento-de-las-conductas-adictivas-18a-edicion/?utm_source=google&utm_medium=cpc&utm_campaign=busqueda&gclid=CjwKCAjw0N3nBRBvEiwAHMwvNvnuzAEn782svzd8SZffF7L1ilGDPX4DiWsJg30I17Kg-U1-R4WafxoCvPsQAvD_BwE. Se necesitan especialistas en todos los ámbitos. La preinscripción en el MÁSTER es gratuita y obligatoria.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *