Google+
Teléfono: +34 963 262 600

EL AVANCE DE LAS ADICCIONES “MÁS ALARMANTE DE LO QUE SE VISIBILIZA”

Fuente: http://www.primeraedicion.com.ar

Según un relevamiento de PRIMERA EDICIÓN en algunas de las localidades más grandes de la provincia, directamente no hay medios para afrontar la problemática. El fuerte rol de las iglesias es central para la contención ante la ausencia del Estado.

Sin datos ciertos sobre el avance del consumo problemático ( SEDRONAR dejó de elaborar estadísticas sobre la problemática en 2014); en Misiones distintos sectores exponen que “el avance de las adicciones es más alarmante de lo que se visibiliza”. 

En un contexto complejo teniendo en cuenta la zona fronteriza (desde hace años no sólo se registra tránsito de estupefacientes sino fuerte consumo) las municipalidades hacen lo que pueden para atender y acompañar a los pacientes. A estos, para intentar dar ayuda a superar la adicción;  a los familiares para la contención que se requiere al afrontar el proceso de rehabilitación.

Sin embargo, en algunas ciudades misioneras ni siquiera con eso cuentan. En San Vicente, por ejemplo, directamente no hay un lugar de atención o contención que dependa del Estado. En esa localidad, ante un caso de consumo problemático se recurre a un grupo de feligreses de la Parroquia San Vicente de Paul, denominado “Queremos Ayudarte”, quienes ofrecen asistencia a los padres de las víctimas y logran que, desde Cáritas de Oberá, atiendan a los adictos.

Hace una semana el grupo propuso la participación en un concurso “VisualizArte”, dirigido a los alumnos del séptimo grado de las escuelas primarias de San Vicente. Con este concurso los chicos abordan la problemática de las adicciones en la sociedad.

Desde temprana edad

En una consulta de PRIMERA EDICIÓN sobre la temática, los directores de las escuelas del ejido urbano que participaron del proyecto, visibilizaron una de las realidades más fuertes acerca de la edad en la que empiezan a probar sustancias y aseguraron que en sus escuelas “hay alumnos que consumen algún tipo de estupefaciente”.

El concurso de alguna manera puso de manifiesto que el problema de las adicciones no está siendo abordado por las autoridades locales ni provinciales. Por si fuera poco, en el hospital local no hay profesionales capacitados para abordar un cuadro de sobredosis asegurado desde este grupo de autoayuda.

El grupo de “Queremos Ayudarte” se desprende de un programa de la iglesia católica para dar algún tipo de respuesta a la sociedad, con los campamentos y los colegios secundarios.

Sin embargo, por la información sobre la baja en la edad de consumo, ahora también se busca apuntar el programa desde la escuela primaria.

“No hay datos ni trabajo”

Mariela Silva es la mamá de un chico en recuperación, quien dentro de dos meses va a salir de una de las terapia que lleva adelante “Queremos Ayudarte”. Mariela contó a este Diario algunas de las dificultades que enfrentó, principalmente por no tener a dónde recurrir.

“Acá (en San Vicente) no hay nada para atender a una persona adicta. Lo más próximo que tenemos es en Oberá y en Posadas. Para colmo no es fácil conseguir turno para que lo atiendan. Nosotroscanalizamos a través de Cáritas de Oberá que trabaja con el tema de adicciones y conseguimos turnos inmediatos. Desde el Estado directamente no se hace nada”.

Silva contó, por otra parte, que no hay ningún tipo de estadísticas ni datos sobre las adicciones.

“Nosotros que estamos trabajando con este tema sabemos porque la gente sale a buscar ayuda y nos vienen a ver. Hacemos lo que podemos por ellos y por sus familiares, pero no es mucho”, lamentó.

Oberá: un avance sostenido

El avance de las adicciones en Oberá es más alarmante de lo que se visibiliza y la Pastoral de Adicciones es la organización con mayor compromiso para la lucha contra la problemática.

Los consultorios que funcionan dos veces por semana se ven desbordados y los voluntarios redoblan esfuerzos para contener a las familias y adictos que se multiplican, según un informe del equipo que hace el abordaje.

Un promedio de 25 personas asisten los días lunes y entre 30 y 50 los jueves.

Si bien se ha logrado que los pacientes hagan contacto con los profesionales, en algunos casos son atendidos por dos o tres profesionales el mismo día, psiquiatra, psicólogo, trabajador social, incluso referente de NA (Narcóticos Anónimos) según requiera el caso.

Las edades predominantes, según datos registrados y expuestos por la Pastoral, muestran que entre los 15 y 30 años es la franja etaria donde se da la mayoría de los casos, también se encuentran víctimas de consumo problemático entre los 10 y 70 años.

Herramientas insuficientes

La ausencia de un centro de rehabilitación hace que las herramientas sean insuficientes en relación al poder que ostentan las adicciones.

“Sacarlos del entorno de acceso directo a las drogas es indispensable, muchas veces se logra dar un paso en consultorios, pero el adicto vuelve al lugar donde dispone de ellas y lamentablemente cede otra vez”, afirmaron desde la Pastoral.

“Conseguimos por ejemplo lugar en Resistencia, pero el enfermo se escapó. Otro en Rosario, pero directamente no fue. El fin de semana internamos una chica en estado crítico, en Salud Mental del Hospital porque no tenemos otro lugar donde llevarlos”, subrayaron.

Los controles son escasos, por lo que el acceso a bebidas alcohólicas, cigarrillos a menores, no presentan filtros.

Tendrían que vender menos, que no sea tan fácil comprarlos. El tema es terrorífico”, apuntó un dirigente social.

Las charlas en las escuelas primarias y secundarias es otra de las actividades que se desarrollan periódicamente, en ese ámbito se generan confesiones de los jóvenes que ratifican las facilidades que tienen y la presencia de las drogas en todos los sectores de la comunidad. La problemática desconoce diferencias sociales, posibilidades económicas, educativas, culturales, es una realidad innegable.

En el Norte se trabaja pero “no alcanza”

Daniel Peralta, a cargo del departamento de Conductas Adictivas de la Municipalidad de Puerto Iguazú, explicó el alcance de sus trabajos que son ejecutados con el equipo de profesionales.

“Nosotros hacemos dos modalidades de tratamiento en la ciudad: ambulatorio y centro de día”, señaló Peralta, quien la semana pasada llevó adelanta una semana especial de información preventiva en establecimientos escolares, Hogar de Día y organismos públicos.

El funcionario detalló algunas estadísticas: “Tenemos un padrón actual superior a 420 pacientes solamente de Iguazú, de los cuales el 85% son varones y en el 90% son pacientes policonsumidores. En lo que va del año hicimos diez derivaciones a internación y en su mayoría se trata de tratamiento ambulatorio”.

En cuanto a los nuevos desafíos relacionados con la problemática, Peralta destacó la importancia del acompañamiento de Nación y el funcionamiento de un centro de internación en la ciudad.

“En concepto de deuda puedo mencionar que Nación bajó el proyecto para la sala de desintoxicación en el hospital local, una inversión superior a un millón y medio de pesos, mientras que el proyecto a futuro es el centro de internación local”, dijo.

“Observamos la falta de paciencia y tolerancia en las familias durante la recuperación del paciente, muchas veces no entienden que el proceso es a largo plazo”, indicó Peralta quien destacó que el grupo de ayuda mutua ha logrado muy buenos resultados, no sólo mejorado la actitud de los familiares, sino que también se ve reflejado en la recuperación del adicto.

En Eldorado, pese a tener un centro de la Sedronar y a la Municipalidad que aporta recursos humanos, nada alcanza para atender un trabajo complejo y en aumento. Desde la asociación Familiares de Adictos en Lucha, se explicó a este diario que hasta ahora sólo han tenido promesas pero pocas respuestas y se criminaliza al consumidor.

No se los trata como enfermos y se los persigue”, denunciaron.


Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *