La nueva ley antidrogas de EEUU genera polémica

mayo 23, 2016

El gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, aprobó una ley transnacional antinarcóticos que permite incluso la extradición de los cocaleros.

Fuente: www.hoybolivia.com

La norma no solo apunta a los que comercializan narcóticos, sino también a aquellos que hacen de proveedores de insumos químicos para la elaboración de drogas y a productores de sustancias consideradas controladas en Estados Unidos.
Incluso las hojas de coca son consideradas una sustancia controlada de clasificación II de acuerdo a las leyes del país del norte.
La nueva norma vuelve ilegal la «fabricación o distribución» de sustancias controladas de clasificación I y II «con conocimiento o teniendo un motivo razonable para creer» que puedan ser importadas ilegalmente a Estados Unidos.
La norma señala en su primer párrafo, que tiene el objetivo de proporcionar el Departamento de Justicia herramientas adicionales para atacar extraterritorialmente al tráfico de drogas.
La senadora promotora de la ley, Dianne Feinstein (demócrata), celebró la puesta en vigencia que, según ella, otorgará a Washington «las herramientas que necesita para perseguir agresivamente y procesar a quienes trafican con drogas fuera de Estados Unidos».
Cocaleros y parlamentarios del MAS la rechazan. La nueva normativa antidroga del país del norte es rechazada por parlamentarios del Movimiento Al Socialismo (MAS).
Gustavo Aliaga, exejecutivo de Confederación Sindical de Comunidades Interculturales Originarios de Bolivia -(Csciob), dijo que la norma norteamericana es violatoria a la disposición de las Naciones Unidas, en el que la coca es un producto tradicional.
«Los imperialistas están fuera de lugar y es una ley violatoria a los derechos fundamentales de los bolivianos en el uso tradicional de la hoja milenaria», afirmó.
Aclaró que incluso los congresistas estadounidenses están atentando contra la soberanía de los bolivianos, con la amenaza de la extradición a los productores.
En esa línea, el exsenador oficialista y cocalero de base, Julio Salazar, calificó como una provocación de los Estados Unidos al proceso de cambio a la cabeza del presidente Evo Morales.
Salazar dijo que es una especie de genocidio del imperialismo, el querer satanizar la hoja de coca y penalizar a los productores.
El productor de coca, dijo que con esta normativa están atentando a las Naciones Unidas, que reconoció a la hoja milenaria como recurso natural y es usada en el llamado «pijcheo».
Mencionó que la provocación del  gobierno de Obama, permitirá la unión de los países latinoamericanos que defienden el uso tradicional de la coca.
Mientras que el parlamentario masista supranacional, Edgar Romero, dijo a los medios que se realizará una reunión de emergencia del Parlamento Latinoamericano para analizar la cuestionada ley.
«Esta norma habla de la lucha antidrogas, pero también poder penetrar a otros países bajo el argumento de que le podría afectar a los Estados Unidos», observó.
Aclaró que es una norma que vulnera el principio de territorialidad y soberanía de los estados y es por eso que se mantienen en alerta. Asimismo, esa visión es compartida por la senadora oficialista Leonilda Zurita, quien repudia la norma estadounidense.
«Ellos (Estados Unidos) no son los dueños del mundo para pretender hacer eso. Claro que nos vamos a defender y no lo vamos a permitir», afirmó a BBC Mundo.
Zurita, quien además es una de las principales líderes del partido gobernanente, señaló que la lucha antidroga en Bolivia  se hace «sin la presencia de la DEA ni la injerencia de Estados Unidos».
Productores peruanos en contra de la norma. Mientras que Nelson Palomino, dirigente de la Confederación de Productores de las Cuencas Cocaleras de Perú, lamentó que la nueva ley estadounidense «criminalice» la producción de coca.
«Para nosotros lo que prevalece son las leyes peruanas. La coca fue declarada patrimonio cultural en nuestro país», afirmó Palomino a BBC Mundo.
Tanto Palomino como Zurita coincidieron por separado en afirmar que Washington debería preocuparse más por los consumidores de cocaína de su país que en sus cultivos.
Zar antidrogas de Perú, «Espada de Damocles tanto para los narcos como productores»
Reacciones. Ricardo Soberón, ex zar antidroga de Perú y activista por una nueva política global de drogas, afirmó a BBC Mundo que la norma «es una muestra más de los intentos de EEUU de hacer prevalecer sus intereses domésticos a los de la comunidad internacional».
«Esta medida puede representar una espada de Damocles sobre verdaderos narcos, pero también sobre productores de coca», explicó Soberón.
Rechazo sudamericano. La ley antinarcórticos de los Estados Unidos, ha generado fuerte rechazo en varios países sudamericanos, entre ellos Bolivia.
Gracias a la nueva ley, un productor puede ser considerado parte del circuito del narcotráfico y ser sancionable en los Estados Unidos.
Situación que provocó la molestia de dirigentes cocaleros y parlamentarios del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.