Teléfono: +34 963 262 600

LA VACUNA NO TE CAMBIARÁ EL ADN

Fuente: www.elsaltodiario.com. Raquel Pérez Gómez. Licenciada en Biología, especialista en Genética y Doctora por la Facultad de Veterinaria de la UCM.

CORONAVIRUS
No, la vacuna no te cambiará el ADN y otras certezas

Las vacunas contra la covid-19 llegan a España como un regalo de año nuevo, y se nos acumulan las dudas sobre ellas. Queremos saber si son seguras y eficaces, cómo funcionan o cuáles son sus efectos secundarios. Repasamos aquí algunas dudas y algunas certezas.

Las vacunas contra la covid-19 han llegado a España como un regalo de año nuevo, y se nos acumulan las dudas sobre ellas. Queremos saber si son seguras y eficaces, cómo funcionan o cuáles son sus efectos secundarios. Es natural que surjan preguntas, nos aproximamos a un momento histórico en la lucha contra la pandemia más terrible de los últimos cien años.

Las dos vacunas que primero se van a aprobar son las de Pfizercuya campaña de aplicación comenzó ayer, y la de Moderna, en este orden. Y son de un tipo innovador, vacunas de ARN mensajero (ARNm). La vacunación consiste en mostrar un patógeno muerto, inactivado o debilitado, o sólo un fragmento suyo, al organismo para que este aprenda a defenderse de él sin necesidad de que haya contagio. El efecto es equivalente a cuando hemos pasado la enfermedad; nuestro cuerpo reconoce al invasor y aprende a atacarle de forma específica. Esto será suficiente para entrenar nuestra respuesta inmune y defendernos en caso de entrar en contacto con el patógeno activo. En caso del ARNm, la innovación consiste en que inyectamos en el cuerpo las instrucciones para fabricar ese fragmento, que será producido en nuestras propias células.

Aunque este tipo de vacunas venían años ensayándose, ha sido necesaria una emergencia mundial y una enorme inversión económica para ponerlas finalmente en marcha, con un éxito rotundo. Las moléculas de ARN mensajero se llaman así porque portan el mensaje para fabricar una proteína (nuestras células producen cientos de ARNm distintos cada día). Para que se conserven y puedan llegar hasta nuestras células, los ARNm del virus se introducen en nanogotas de grasa, que los protegen en su recorrido. Cuando llegan a las células se liberan en el citoplasma y alcanzan unas estructuras llamadas ribosomas, donde se traducen a proteínas. Estas proteínas víricas se reconocen como extrañas por el sistema inmune, que genera anticuerpos específicos contra ellas y son eliminadas del organismo. Además, y esto es lo importante, se genera una memoria de cómo era, para que en caso de resultar contagiados por el SARS-CoV-2 real, nuestras defensas lo ataquen inmediatamente.

Los ARN son “fotocopias” de la biblioteca de ADN; no se archivan fotocopias en la biblioteca. Es decir, el ARN no tiene capacidad de incorporarse a nuestro ADN y modificarlo; no puede hacernos transgénicos

Llegado este punto es importante aclarar que el ARNm (tanto el de la vacuna como los nuestros) no tiene capacidad de ingresar en el núcleo, donde se encuentra el ADN. Aunque los acrónimos ADN y ARN se parezcan, se refieren a moléculas completamente distintas y con funciones totalmente separadas. El núcleo es una región de la célula altamente restringida, y una vez que un ARN sale de ahí no vuelve a entrar, se traduce a proteína en los ribosomas y es rápidamente degradado. Los ARN son “fotocopias” de la biblioteca de ADN; no se archivan fotocopias en la biblioteca. Es decir, el ARN no tiene capacidad de incorporarse a nuestro ADN y modificarlo; no puede hacernos transgénicos (más explicaciones aquí y aquí). Tampoco la vacuna es una terapia génica; si esto fuera tan fácil ya habríamos curado todas las enfermedades de origen genético conocidas. Además, hacer un organismo transgénico supone cambiar todas sus células y convertirlo en algo diferente. El ARNm de la vacuna conseguirá entrar a un pequeño número de células que produzcan su proteína, y eso ya es un gran éxito. No hay tampoco evidencia alguna de que su administración pueda provocar infertilidad.

Eficacia y posibles reacciones

Las dos vacunas de ARNm desarrolladas hasta el momento son muy eficaces, protegiendo de la enfermedad entre un 90-95%. Los ensayos clínicos de Pfizer y Moderna se han llevado a cabo con una presteza nunca vista anteriormente, explicable porque todos los agentes implicados han trabajado coordinados y a un ritmo frenético. Esto no significa que las vacunas estén mal hechas o tengan defectos que se puedan haber pasado por alto. Ambas han cumplido con creces los requisitos de las fase I, II y III de ensayo clínico, pasadas las cuales puede comenzar a administrarse a la población, y han publicado la documentación pertinente. Hasta que las agencias del medicamento correspondientes no dan su visto bueno a la documentación no se aprueba su uso.

El desarrollo de estas dos vacunas ha sido en todo momento transparente; tanto Pfizer como Moderna han ido publicando puntualmente sus avances en revistas científicas y presentando sus resultados a la comunidad científica mundial sobre la marcha (a diferencia de las opacas vacunas rusa y china). Pfizer ha publicado la composición completa de su vacuna y todos los resultados de sus ensayos clínicos. Además, dio una rueda de prensa abierta en la que medios de comunicación y científicos pudieron hacer sus preguntas.

Se ha detallado al completo la lista de posibles efectos secundarios muy similares a los de otras vacunas: hinchazón, dolor y enrojecimiento en la zona de la inyección, algo de fiebre o cansancio.

También se ha detallado al completo la lista de posibles efectos secundarios, muy similares a los de otras vacunas, que afectan a un modesto porcentaje de los más de 20.000 participantes del ensayo en fase III: hinchazón, dolor y enrojecimiento en la zona de la inyección, algo de fiebre o cansancio. Los expertos advierten de que las dos vacunas son bastante reactogénicas; es decir, parece relativamente común que provoquen alguno de estos efectos. De hecho, en Reino Unido se ha detectado que las personas con un largo historial de alergias podían presentar una reacción indeseada, que no es grave; pero, por el momento, se ha recomendado a este tipo de perfil que no se vacune aún. Otros perfiles en los que se desaconseja vacunarse por ahora, dado que no hay todavía datos de seguridad suficientes, son: niños menores de 16 años, embarazadas y mujeres lactantes. Y se ha probado su seguridad y efectividad en ancianos mayores de 65 años, el más importante grupo de riesgo.

En cuanto a la duración de la inmunidad generada por esta vacuna, se sabe que al menos dura 6 meses, ya que los voluntarios que participaron en fase II aún parecen mantenerse protegidos contra la enfermedad. Para saber si la inmunidad durará meses o años no nos queda otra que esperar, aunque los participantes de los ensayos en fase II y III servirán siempre como un grupo de vanguardia para fijar las referencias. En caso de que la inmunidad dure sólo algunos meses, habría que considerar administrar dosis de refuerzo como se hace con otras vacunas, aunque los especialistas son optimistas con esto y opinan que la memoria inmune se mantendrá a la larga.

Inmunidad y mutación

Otra de las grandes dudas es la de si una persona vacunada podría contagiarse y trasmitir el virus, aunque no padezca la enfermedad. No existe aún respuesta a esta pregunta. Aunque los primeros indicios apuntan a que esta vacuna protegería al individuo vacunado de padecer una enfermedad grave, no se sabe si podría ser portador del patógeno. Esto significa que quien se vacune estará protegido. Quien no se vacune quedará expuesto a padecer una enfermedad grave, aunque se beneficiará de la disminución de la carga viral en el ambiente debida a que otros sí se han inmunizado. Aquí es importante señalar que cuanta más gente se vacune, menos virus habrá circulando y más cerca estará la inmunidad de grupo. Esta es la única forma de proteger a los que aún no se han vacunado o a los que no pueden vacunarse: embarazadas, lactantes, personas alérgicas y niños. Si te vacunas te proteges tú, pero además contribuyes a proteger a los demás. Obviamente, quien no se vacuna no se protege y sigue siendo un potencial foco de dispersión del virus.

Cuanto más virus hay en el ambiente, también hay más probabilidades de que aparezcan mutaciones en su secuencia. Han surgido dudas respecto a las nuevas variantes del virus, que parecen ser incluso más infectivas que la versión original. Y hay quien se pregunta si las vacunas servirán si el virus está mutando. Pero, en realidad, todos los virus mutan, incluidos aquellos de los que ya nos vacunamos: la poliomielitis o el sarampión también mutan y las vacunas siguen siendo efectivas. Las mutaciones son cambios de letras en la secuencia del virus. El SARS-CoV-2 tiene 30000 letras en su ARN (el ARNm de la vacuna abarca más de 3000 de ellas) y el cambio en una o unas pocas, aunque pueda modificar ligeramente su actividad, no va a cambiar la esencia del virus. Las variantes documentadas en Reino Unido los últimos días afectan a la proteína Spike, que es la que se ha usado para el diseño de estas vacunas. Pero hay que pensar que el sistema inmune produce anticuerpos contra distintas partes de esta proteína, y un pequeño cambio puntual en ella no va a poder impedir el ataque de nuestras defensas.

Y hay quien se pregunta si las vacunas servirán si el virus está mutando. Pero, en realidad, todos los virus mutan, incluidos aquellos de los que ya nos vacunamos y las vacunas siguen siendo efectivas.

Una de las más interesantes es la vacuna española del equipo de Luis Enjuanes, del CSIC, que irá dirigida contra diversas proteínas del virus a la vez; por lo tanto será más eficiente, y promete frenar al virus en la misma puerta de entrada. Es una pena que nuestros grupos de investigación no cuenten con más medios para poder trabajar más rápido, pero aun así esta vacuna podría estar lista para dentro de un año. La vacunación es la única herramienta que nos puede sacar de esta pandemia. Pero esto no será un proceso rápido, la campaña de vacunación llevará meses. Tengamos en cuenta que acabaremos con la pandemia cuando se vacune el último sujeto, no el primero. Esperemos que para el verano estemos dejando atrás esta pesadilla.

MUY URGENTE: Últimas semanas para la preinscripción en el MÁSTER  (https://postgrado.adeituv.es/master-adicciones-drogodependencia). Es gratuita, obligatoria y garantiza su plaza. Hágalo aquí ya mismo: https://postgrado.adeituv.es/preinscripcion/index.php?cod=20721050&l=es

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *