Google+
Teléfono: +34 963 262 600

LAS ADICCIONES DE LOS JÓVENES DEL SIGLO XXI

junio 13, 2019

Fuente: www.cope.es. José Melero y Fran Simón.

Alejandro cayó en las garras del juego y de las apuestas en plena adolescencia. Con tan solo 16 años, comenzó en el mundillo con los amigos de su infancia, para luego comenzar a ir en soledad a los salones de juego. Con 18, ya era un ludópata, cliente VIP de los casinos, donde pasaba las horas entre ruletas, máquinas tragaperras o realizando apuestas tanto presenciales como online. Un problema que en España se ha disparado en los últimos años entre los jóvenes. Con 22 años, Alejandro ha logrado rehabilitarse, pero fue un proceso muy duro: “Con tal de jugar hacía lo que hiciera falta. Cuando eres adicto, con tal de saciar tu ansiedad, cualquier cosa vale. Yo di todo por el juego, y si no di más, es porque no lo tenía a mano. Robaba a mi familia, apenas me duró unas semanas los dos empleos que he tenido en mi vida. Buena parte del dinero que conseguía para jugar era empeñando joyas o trapicheando con drogas.”

La guerra declarada a los videojuegos ha sido uno de tantos quebraderos de cabeza para los que han ejercido la dura tarea de la paternidad o maternidad desde finales de la década de los setenta y hasta la actualidad. Con matices y diferente evolución, las cuatro últimas generaciones han caído en las garras de las video consolas. Una ‘esclavitud’ de la que muchos no se han liberado ni siquiera en su etapa adulta.

El sistema y las formas de jugar ha evolucionado mucho en estas tres décadas con los avances tecnológicos. Hoy lo normal es hacerlo vía online a través de ordenadores o dispositivos móviles, lo que ha provocado que la presencia de los videojuegos esté más al alcance de la mano, lo que ha traido consigo mayores índices de adicciones.

Carlos, como tantos chavales de su edad, comenzó a jugar a los videojuegos a los 13 o 14 años. Lo que no era tan normal era el nivel de adicción que llegó a padecer. En sus primeros años como universitario, entre los 18 y los 20 años, perdió el control de la situación. Paso del vicio a la adicción sin darse apenas cuenta. Ahora, con 23, está rehabilitado: “Crees que estás haciendo lo normal, porque la mayoría de los chavales de mi edad juegan, pero cuando te das cuenta ves cómo todas tus alegrías o frustraciones se reflejan en el juego. Cuando estaba alegre jugaba como recompensa, y cuando estaba triste, era una forma de desahogarme. Así se fue haciendo una pelota gigante.”

Donar sangre, sinónimo de regalar vida 

El 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. Un buen día para homenajear a los héroes anónimos que, de manera altruista, ofrecen su tesoro más valioso, su sangre, para salvar las vidas de aquellas personas que necesitan de una transfusión para sobrevivir.

Además, España es una asignatura que aprueba con nota. Cuenta con 25,41 donantes activos por cada mil habitantes, por encima de la media europea de 22 por cada mil personas, según las últimas cifras disponibles de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia correspondientes al año 2016.

Como hemos comentado, este sencillo acto de donar es esencial para que otras personas salgan adelante. Fue el caso de la hija de Silvia, Alba, que a las dos semanas de nacer le diagnosticaron una malformación en el corazón. Una patología que sufren doce de cada 100.000 niños en nuestro país. Se debía actuar con rapidez, pues de lo contrario, Alba hubiera fallecido: “Fueron momentos de impotencia, de no saber por donde empezar. Gracias a la ayuda del doctor Maroto, cardiólogo del Hospital Gregorio Marañón (Madrid), que nos dio los mejores consejos, decidimos llevarla a este hospital para operarla. Sus profesionales tienen mucha experiencia en esta patología”, detalla Silvia.

A Isabel por su parte le salvó la vida, como ella misma recuerda, los donantes: “Un buen día estaba trabajando y empecé a encontrarme mal. No pude continuar. Cuando asistí al hospital, me detectaron una leucemia. Para mi recuperación, fueron necesarias montones de transfusiones de sangre y un trasplante de médula. Hoy, gracias a Dios, estoy bien seis años después de aquello.”

Isabel es consciente de que está entre nosotros gracias a la solidaridad de los donantes: “El ser humano necesita del otro ser humano, no somos islas. Nos necesitamos. Yo ya trabajaba en Cruz Roja antes de todo aquello, era donante, y la casualidad quiso que yo lo necesitara también.”

ABIERTO EL PLAZO DE PREMATRICULACIÓN EN EL MÁSTER. MÁS INFORMACIÓN EN
www.masteradiccionesonline.com y https://postgrado.adeituv.es/landing/master-propio-en-prevencion-y-tratamiento-de-las-conductas-adictivas-18a-edicion/?utm_source=google&utm_medium=cpc&utm_campaign=busqueda&gclid=CjwKCAjw0N3nBRBvEiwAHMwvNvnuzAEn782svzd8SZffF7L1ilGDPX4DiWsJg30I17Kg-U1-R4WafxoCvPsQAvD_BwE

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *