Google+
Teléfono: +34 963 262 600

MÁS DE 500 CIUDADES Y TRIBUS NATIVAS DE EEUU DEMANDAN A UNA SOLA FAMILIA POR PROVOCAR «LA PEOR CRISIS DE LA DROGA DE LA HISTORIA»

marzo 26, 2019

Fuente: www.eldiario.es. Joanna Walters.

 La denuncia colectiva se dirige directamente contra ocho miembros de la familia Sackler, propietarios de una farmacéutica.

 «Ocho personas de una sola familia tomaron las decisiones que causaron gran parte de la epidemia de opiáceos», arma la demanda colectiva.

 Purdue Pharma es la fabricante del analgésico OxyContin, más potente que la heroína y que la morfina.

Un grupo integrado por más de 500 ciudades, condados y tribus indígenas de Estados Unidos ha presentado una demanda conjunta contra la familia Sackler, dueña del fabricante del analgésico opiáceo OxyContin. Les acusan de haber contribuido a crear «la peor crisis de drogas de toda la historia de Estados Unidos». La demanda representa a comunidades de 26 estados y ocho tribus indígenas. Cientos de miles de estadounidenses que consumían este medicamento y que se han vuelto adictos a los opiáceos han muerto.

En la demanda, presentada a principios de esta semana ante un tribunal federal en el distrito sur de Nueva York, se argumenta que «ocho personas de una sola familia tomaron las decisiones que causaron gran parte de la epidemia de opiáceos». Varias demandas en curso contra distintos fabricantes de opiáceos han incluido los nombres de los mismos ocho miembros de la familia Sackler. Demandan a Purdue Pharma, una farmacéutica con sede en Connecticut y que está en manos de la familia. Hasta ahora, los pleitos se dirigían contra la farmacéutica, pero nunca se había presentado una demanda de esta magnitud contra los propietarios de la compañía a título individual.

«Estados Unidos se enfrenta a una epidemia de adicción a los opiáceos sin precedentes, iniciada y exacerbada por los demandados con el fin de obtener un beneficio económico, en detrimento de cada uno de los demandantes y de los habitantes de estas ciudades, tribus y condados”, señala la demanda, que se dirige contra Richard Sackler, Beverly Sackler, David Sackler, Ilene Sackler Lefcourt, Jonathan Sackler, Kathe Sackler, Mortimer DA Sackler y Theresa Sackler. Son los ocho miembros más destacados de una familia que durante mucho tiempo ha sido conocida por su actividad benéfica. Son patronos de conocidas instituciones culturales y educativas, como los museos Metropolitan y Guggenheim de Nueva York, que recientemente han recibido críticas por haber aceptado el dinero de esta familia. Entre las instituciones educativas que han recibido dinero destaca la Universidad de Columbia, Yale, MIT, Tufts y otras universidades de Estados Unidos.

En el Reino Unido, han dado dinero, entre otras instituciones, al Victoria & Albert Museum, la Serpentine Gallery y a la Universidad de Glasgow. A principios de esta semana, la National Portrait Gallery del Reino Unido decidió no aceptar una donación de la familia Sackler de un millón de libras esterlinas. En Estados Unidos, la Universidad de Columbia y la Universidad de Washington, que aceptaron donaciones de la familia en el pasado, han anunciado que ya no lo volverán a hacer. La demanda acusa a los ocho miembros de la familia de haber minimizado deliberadamente la peligrosidad del analgésico OxyContin, que es más potente que la heroína o la morfina. Se les acusa de engañar a los médicos y a los pacientes y de haber impulsado una estrategia de ventas y marketing que generó que el medicamento se recetara en exceso y fuera consumido, en dosis cada vez más elevadas, por parte de muchos pacientes a los que nunca se les debería haber recetado este medicamento.

«Las acciones de los acusados causaron y continúan causando una epidemia de salud pública… muertes, lesiones graves y un grave trastorno de la paz, el orden y la seguridad públicos, está produciendo daños permanentes y duraderos», se afirma en los documentos judiciales. Muchas de estas acusaciones ya constaban en una demanda presentada en Massachusetts en la que se nombran a los mismos ocho miembros de la familia, y también constan en el expediente de un juicio que se está celebrando en un tribunal federal de Cleveland, Ohio. En este caso, la demanda, interpuesta por más de 1.200 ciudades y condados, se dirige contra Purdue y otras compañías farmacéuticas, pero no menciona a ningún miembro de la familia Sackler a título individual. Tanto Purdue como la familia Sackler niegan haber incurrido en malas prácticas o en alguna acción tipificada como delito.

Por su parte, las familias Mortimer y Sackler han emitido un comunicado en el que afirman que «estas acusaciones sin fundamento culpan erróneamente a personas que nada tienen que ver con esta compleja crisis de salud pública» y niegan todas las acusaciones presentadas en su contra. También precisan que las ventas de OxyContin «representan una pequeña parte del mercado de opiáceos». La demanda presentada en Nueva York el 18 de marzo es un hecho sin precedentes porque se centra casi por completo en los miembros de la familia Sackler a título individual. Richard y Jonathan Sackler son hijos del difunto Raymond Sackler, uno de los hermanos fundadores de Purdue. Beverly es la viuda de Raymond y David su nieto. Ilene, Kathe y Mortimer David Alfons son hijos del difunto Mortimer Sackler, otro de los hermanos fundadores de Purdue y Theresa es su viuda.

También se demanda al fideicomiso familiar vinculado con los descendientes de Raymond Sackler y a Rhodes Pharmaceuticals, una empresa que es propiedad de la familia Sackler y que produce analgésicos opiáceos genéricos. Otros casos se centran en Purdue y otros conocidos gigantes del sector que comercializan medicamentos con opiáceos, como Johnson & Johnson y Allergan. Han presentado esta demanda las autoridades de la ciudad y de condados a lo largo y ancho de Estados Unidos. Entre los demandantes se encuentran, por ejemplo, 42 condados y ciudades de Alabama, 31 condados de California, 21 ciudades y condados de Florida, 28 condados de Illinois, 51 ciudades y condados de Kentucky, más de 100 pueblos y ciudades en Massachusetts y docenas de ciudades y de condados de otros estados como Wisconsin, Virginia, Utah, Tennessee, Missouri, New Hampshire, Nuevo México, Indiana y Michigan.

Entre las ocho tribus de comunidades indígenas que han demandado a los miembros de la familia Sackler hay ramas de los Cherokee, los Chippewa, y de los Sioux, la tribu Oneida y la tribu de los Pies Negros. Más de 72.000 personas mueren anualmente en Estados Unidos por sobredosis, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. De estas, 49.0000 muertes son causadas por sobredosis de opiáceos. Con los medicamentos que comercializa, Purdue está generando una ola de demandas que alega que la farmacéutica ocultó los riesgos que conlleva consumir OxyContin. En una demanda penal interpuesta en 2007, la compañía reconoció que la publicidad del producto era engañosa.

Purdue no descarta declararse en quiebra. Esta medida paralizaría las demandas civiles presentadas en su contra, pero también indica que tal vez no pueda asumir las multas o las indemnizaciones por daños y perjuicios. Sin embargo, si esta última demanda prospera y la justicia da la razón a los demandantes, estos podrían tener acceso directo al patrimonio de algunos miembros de la familia Sackler.

 

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *