Menos del 10% de alcohólicos reciben tratamiento en España

noviembre 26, 2014

Menos del 10% de los afectados por dependencia alcohólica reciben tratamiento en España; de ellos, un 70% presenta reducción del número de días de consumo y una mejoría de la salud percibida a los 6 meses, aunque las recaídas son frecuentes, según han puesto de manifiesto los participantes en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

El alcohol es, de entre todas las drogas, la más consumida y la que suscita una menor percepción de riesgo. Así, la última Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES 2011-2012), indicaba que el 62% de la población había consumido alcohol en los últimos 30 días y que el 42% de los hombres y el 23% de las mujeres entre 15 y 34 años se habían emborrachado en el último año.

«Es especialmente preocupante el patrón de consumo de grandes cantidades de alcohol en períodos cortos de tiempo entre los adolescentes, tanto en hombres (23%) como en mujeres (20%)», advierte el doctor Rafael Monte Secades, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo y ponente en el Congreso.

«Además el inicio del consumo de alcohol durante la adolescencia, que en España se sitúa en los 16 años, se asocia a un mayor riesgo de sufrir sus consecuencias negativas sobre la salud en la vida adulta, incluyendo la dependencia del alcohol», añade.

El consumo de riesgo y, por tanto, la dependencia alcohólica, se asocian al desarrollo de enfermedades hepáticas (cirrosis), cardíacas (miocardiopatía), mentales (depresión, demencia) o diversos cánceres (hígado, boca, esófago). Por otra parte, constituye un factor determinante de violencia familiar y de género, accidentes laborales y de circulación.

Cuando el consumo de alcohol supone la máxima prioridad para el individuo, se habla de dependencia alcohólica. «Esta condición requiere una valoración médica para su diagnóstico y es difícil de recoger en las encuestas sobre consumo de drogas, por lo que no existen datos recientes fiables sobre su prevalencia en España», señala el Dr. Monte.

Síndrome de abstinencia alcohólica

El síndrome de abstinencia alcohólica es la expresión clínica de la interrupción brusca de la ingesta de alcohol en una persona con dependencia del mismo, y puede producirse de forma involuntaria debido a enfermedades o lesiones, o intencionada tras una abstinencia voluntaria forzada, o durante el curso de una desintoxicación programada.

La abstinencia se manifiesta tras 6-24 horas sin beber en forma de temblor, sudoración e inquietud. Algunos enfermos presentarán alucinaciones o crisis epilépticas, y alrededor de un 5-10% evolucionarán hacia delirium tremens.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.