Google+
Teléfono: +34 963 262 600

Prueban con éxito una sustancia que ayuda a suspender consumo de alcohol

enero 23, 2016

Investigadores de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, presentaron en Boston una sustancia que demostró ser efectiva para suspender el consumo de alcohol en modelos animales.

Fuente: Antimio Cruz. www.conica.com.mx

Investigadores de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, presentaron en Boston una sustancia que demostró ser efectiva para suspender el consumo de alcohol en modelos animales. Los científicos aclararon que ya existen algunas medicinas que se usan para frenar los casos extremos de alcoholismo, pero tienen dos desventajas: causan depresión profunda o generan adicción. En la nueva sustancia, estos dos problemas han sido superados.

En pruebas con ratas criadas para desear alcohol, los científicos encontraron que al administrar los compuestos que desarrollaron disminuyó y casi se suspendió su consumo.

El nuevo compuesto anti­alcoholismo fue dado a conocer en la  Reunión Anual 250 de la Sociedad Química Americana, donde se detalló la reacción biológica y de conducta que presentaron ratas a los que se suministraba alcohol en su dieta y lo dejaron después de consumir este nuevo compuesto medicinal.

La Sociedad Química Americana (ACS por sus siglas en inglés) es una de las sociedades científicas con mayor número de afiliados en todo el mundo. En su reunión de Boston cuenta con más de 9 mil presentaciones en una amplia gama de temas científicos.

“El alcoholismo es un problema importante en los Estados Unidos. El abuso de alcohol cuesta casi 220 mil millones de dólares a la economía de ese país”, indicó en su presentación el líder del proyecto de investigación: Phani Babu Tiruveedhula, de la Universidad de Wisconsin, en su campus de Milwaukee.

Las causas exactas del alcoholismo todavía no son bien entendidas, pero los investigadores señalan que las ganas de beber se relacionan con los centros de placer del cerebro. El alcohol activa el cerebro para liberar dopamina, el mismo neuroquímicos cuyos niveles aumentan en respuesta al comportamiento placentero como comer, sexo o escuchando música. Algunos medicamentos disponibles para tratar el alcoholismo se dirigen a la dopamina. “Lo que se había hecho hasta ahora era inhibir el sistema de producción de dopamina un poco, para que las personas no sintieran el efecto de bienestar y alegría cuando tienen una bebida alcohólica en la mano”, indicó James Cook, químico en la Universidad de Wisconsin, Milwaukee, quien colabora conTiruveedhula.

Desafortunadamente estos medicamentos, derivados de una clase de compuestos llamados a antagonistas opiáceos, causan depresión en algunos pacientes. Otros son adictivos, que pueden ser la puerta a un abuso de drogas. El medicamento antidepresivo Valium es un ejemplo de un fármaco común usado para tratar el alcoholismo que llega a desembocar en adicción. Buscando una alternativa, Cook se centró en las moléculas que causan algunos de los mismos resultados que el Valium y los antagonistas de los opioides sin los efectos secundarios no deseados. Durante casi dos décadas, Cook colaboró con el psicofarmacólogo Harry June, de la Universidad de Howard. Realizaron pruebas de laboratorio para entender los efectos de estos compuestos nuevos y descubrir cuáles funcionan mejor.

Los hallazgos fueron probados en ratas por Phani Tiruveedhula, quien usó estos compuestos descritos como beta­carbolinas y simplificó su fabricación de ocho pasos a dos. Esto le permitió aumentar diez veces la producción y eliminar subproductos no deseados. Cook dice que estos medicamentos potenciales podrían tomarse por vía oral.

En las ratas estudiadas se observaron muy pocos de los efectos secundarios comunes al uso de medicamentos de tratamiento contra alcoholismo, tales como depresión y pérdida de la capacidad de experimentar placer. Esto es diferente de lo que se ve con las medicinas actuales. Los investigadores creen que el resultado sugiere que los nuevos compuestos trabajan diferente que los antagonistas opiáceos. Como tal, las beta­carbolinas también pueden ser menos adictivas.

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *