Google+
Teléfono: +34 963 262 600

LA LEYENDA DE LOS GUERREROS CHIÍES

Diciembre 19, 2018

Fuente original: https://elpais.com/

Según muchas fuentes, el origen de la palabra asesino viene del árabe hassasin o hashshashin, que significa fumadores de hachís, droga que se obtiene a partir de la resina del cáñamo. Sin embargo, esta versión es muy dudosa y tiene poca base científica. Su origen se remonta a la Edad Media. Entre los siglos XI y XIII existió una secta de musulmanes ismaelitas nizaríes fundada por Hasan ibn Sabbah. Él y cada uno de sus sucesores fueron conocidos como El Viejo de la Montaña. Al ser de credo chií, esta secta era tan enemiga de los cruzados cristianos como de los musulmanes suníes. Eran muy pocos en número, pero lograron sembrar el terror entre sus enemigos al especializarse en la guerra asimétrica, antecedente del actual terrorismo. Sus soldados se dedicaban a cometer asesinatos o atentados específicos contra los líderes de sus enemigos, y de esa forma sembraban el terror. ¿Cómo conseguía El Viejo de la Montaña que sus soldados le fueran fieles? El 4 de septiembre de 1090 esta secta se apoderó de la fortaleza de Alamut (el nido del águila), situada en la cima de una montaña cerca de Qazvín, en el actual Irán. Según cuenta la leyenda, su estrategia de formación de soldados era un poco especial. Secuestraba a niños y jóvenes que eran drogados con hachís. Cuando despertaban se encontraban en los jardines de la fortaleza, rodeados de todo tipo de lujos, placeres terrenales y droga. Después de un tiempo eran devueltos a sus celdas. Les contaban que habían estado en el paraíso y que si querían volver a él tendrían que luchar y morir por su fe. Con lo cual se convertían en fanáticos guerreros. La exitosa saga de videojuegos convertida en película Assassin’s Creed basa su trama argumental en esta ¿leyenda o realidad?

Seguir leyendo >>

ÚLTIMOS DÍAS PARA LA MATRICULACIÓN EN EL MÁSTER PROPIO EN PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS CONDUCTAS ADICTIVAS. Toda la información en www.masteradiccionesonline.com

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *