Cualquier cantidad de alcohol impacta negativamente en la salud

Fuente: alimente.elconfidencial.com. Andrea Peña.

MAYOR RIESGO DE HOSPITALIZACIÓN

Confirmado: cualquier cantidad de alcohol impacta negativamente en la salud

Ya lo sugirió la Sociedad Europea de Cardiología, aunque ahora el análisis es de la universidad británica Anglia Ruskin. Y los resultados son realmente sorprendentes

Aviso a los de las cervecitas después del trabajo o a los fans del vino al sol durante el fin de semana porque la Universidad Anglia Ruskin vuelve a confirmar lo que ya sugirió en su día la Sociedad Española de Cardiología: beber alcohol afecta a la salud y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares -y aquí viene el apunte-, aunque el consumo sea menor de lo recomendado por las autoridades.

¿Y qué estipulan las autoridades como peligroso? El Ministerio de Sanidad, en su informe sobre los ‘Límites de consumo de bajo riesgo de alcohol‘, establece que en España el consumo de riesgo de alcohol es 20 gramos al día para hombres y 10 gramos al día para mujeres, aunque dejan claro que “no existe un nivel de consumo seguro de alcohol” y que “no consumir es lo único que evita sus efectos perjudiciales”.

Aunque, según datos de 2018 del informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), titulado ‘Prevención del consumo nocivo de alcohol’ y recogido por Statista, España estaría lejos de cumplir con esos objetivos. Tiene uno de los niveles más altos de consumo de alcohol: 12,7 litros de alcohol puro per cápita al año, lo que equivale aproximadamente a 2,6 botellas de vino o 4,9 litros de cerveza a la semana por persona de 15 años o más.

Según el Ministerio de Sanidad, el alcohol es la sustancia psicoactiva más consumida en España y la edad de inicio de consumo se sitúa en 14 años en ambos sexos. De hecho, en España, el consumo de alcohol es el 4º factor de riesgo de pérdida de salud, siendo el 2º en mujeres y el 5º en hombres.

23% más de riesgo de sufrir un evento cardiovascular

Un reciente análisis de la universidad británica Anglia Ruskin ha encontrado que, para aquellos participantes que bebían menos de 14 unidades de alcohol por semana -el límite recomendado por los médicos del Reino Unido-, cada 1,5 pintas adicionales de cerveza al 4% (alcohol por volumen) se asociaba con un 23% más de riesgo de sufrir un evento cardiovascular.

Por lo que beber menos del límite recomendado en el Reino Unido también aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares como enfermedades cardiacas y cerebrovasculares, según esta nueva investigación publicada en la revista ‘Clinical Nutrition’.

Para llevar a cabo este trabajo, los académicos de la universidad británica examinaron las hospitalizaciones relacionadas con eventos cardiovasculares entre más de 350.000 residentes del Reino Unido con edades comprendidas entre los 40 y los 69 años (a partir de datos obtenidos del estudio UK Biobank).

La muestra incluyó a 333.259 personas que bebían alcohol. Se preguntó a los participantes sobre su consumo total de alcohol semanal y el consumo de tipos específicos de alcohol, como cerveza, vino y licores. Esos participantes fueron seguidos durante una media de aproximadamente siete años, y se registraron todos los incidentes en los que los pacientes habían sido hospitalizados por eventos cardiovasculares.

Todas las personas que habían sufrido un evento cardiovascular previo al estudio, los que eran exalcohólicos y los que no habían completado toda la información del registro sobre la ingesta de alcohol fueron descartados.

Desmontando mitos sobre la ‘curva en forma de J’

Uno de los objetivos de este estudio era desmontar el mito de que el consumo de alcohol, en cantidades pequeñas, sí era beneficioso. En este sentido, citan la ‘curva en forma de J’, que se refiere a la relación entre los riesgos cardiovasculares y la cantidad de alcohol consumido que tiene esta forma (a menor ingesta, menor riesgo), y se representa el comienzo en relación con el riesgo cardiovascular de los abstemios (los que no beben alcohol), el consumo moderado de alcohol, que se suele asociar a beneficios, y que, al aumentar el volumen de alcohol consumido, el beneficio se transforma en perjuicio.

“Estos sesgos incluyen a los no bebedores como grupo de referencia cuando muchos no beben porque tienen de base mala salud. La combinación de todos los tipos de bebidas al determinar el consumo de alcohol de una población de estudio y la incorporación del menor riesgo observado de enfermedad arterial coronaria entre los consumidores de alcohol está distorsionando el riesgo cardiovascular general potencial que tiene la bebida”, alertan los autores.

En esta línea, el autor principal, el Dr. Rudolph Schutte, insiste en que la curva en forma de J “es el mito más grande desde que nos dijeron que fumar era bueno”. Y asegura que los bebedores del estudio, aunque hubieran consumido menos alcohol de lo recomendado, “tenían un mayor riesgo de terminar en el hospital por un evento cardiovascular que afectaba al corazón o los vasos sanguíneos”.

El vino no ayuda, según este estudio

Y vuelve a desmentir otro mito: “Aunque escuchamos mucho sobre el hecho de que los bebedores de vino tienen menos riesgo de enfermedad arterial coronaria, nuestros datos muestran que su riesgo de otros eventos cardiovasculares no se reduce”, sentencia el doctor Schutte.

Y concluye: «Los sesgos enmascaran o subestiman los peligros asociados con el consumo de alcohol. Cuando se tienen en cuenta estos sesgos, se revelan los efectos adversos incluso del consumo de alcohol en niveles bajos, por lo que evitar estos sesgos en investigaciones futuras mitigaría la confusión actual y, con suerte, conduciría a un fortalecimiento de las pautas, al ver reducida la orientación actual sobre el alcohol».

El periodo de pre-matriculación, gratuita y obligatoria, para la próxima edición del MÁSTER DE FORMACIÓN PERMANENTE EN PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS CONDUCTAS ADICTIVAS comienza en abril.

 

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.