“Es imprescindible voluntad política para luchar contra la droga”

enero 18, 2016

El Gobierno ordena hacer procedimientos para crear una sensación de seguridad y así tranquilizar a la sociedad

Fuente: www.clarin.com

“Es imprescindible que haya voluntad política nacional, regional, provincial y municipal para luchar contra la droga. Y la verdad es que en ese aspecto estamos mal, mal, mal”. Entre pesimista y realista, la jueza federal chaqueña Zunilda Niremperger habló ayer con Clarín. Fue en el marco del Segundo Simposio sobre “Cómo prevenir el avance del narcotráfico”, organizado por el Observatorio de Prevención del Narcotráfico (OPRENAR), realizado en la sede de la Fundación UADE. Niremperger fue invitada como expositora junto con expertos internacionales que, como ella, también trazaron un panorama bastante oscuro. “El narcotráfico es un problema muy grande y costoso sobre el cual la sociedad todavía actúa de forma muy pasiva”, sostuvo la jueza, quien por su trabajo en causas de drogas fue varias veces amenazada de muerte y tentada con coimas millonarias. “A los intendentes directamente no les interesa, no se involucran”, denunció en la charla con Clarín.

A pocos días de que se conozca el veredicto en la causa “Carbón Blanco” –el contrabando de una tonelada de cocaína a Europa, el caso de drogas más importante de la historia argentina, cuya investigación ella encabezó–, Niremperger está segura de que el expediente que elevó a juicio tiene elementos para llegar a una condena.

“Existen pruebas que acreditan el hecho y la responsabilidad de los imputados. En este caso en particular es importante para la sociedad ver que esa causa que tanta repercusión tuvo, de la que tanto se habló por el perjuicio que causó en nuestro país, llegue a una sentencia condenatoria”, dijo.

–Usted asegura que a los intendentes no les preocupa el tema del narcotráfico…

–Los intendentes son importantes porque ellos son los que conocen lo que pasa en cada pueblo, porque tienen la inmediatez de los hechos. Pero a ellos parece no importarles el tema. Uno o dos se quejan, pero en general no se involucran. Se deja el tema en manos de las fuerzas de seguridad.

–Y eso no alcanza… –Las fuerzas de seguridad que actúan en el interior de las provincias son las policías locales. Las fuerzas nacionales tienen su epicentro en otros lugares de mayor envergadura y a los otros espacios solamente mandan móviles. En las poblaciones más pequeñas no hay un presencia permanente. Las fuerzas de seguridad provinciales cuentan con pocos recursos, los policías no cobran bien y no están suficientemente capacitados. Y a eso se suman otros dos factores importantes. Por un lado en las fuerzas provinciales, en general, hay niveles de corrupción importantes. Por otro, el sistema policial se mueve de tal forma que si un policía comete un “error” no lo sacan de la fuerza sino que lo mandan a los pueblos. Eso es terrible, porque el ciudadano de un pueblo o de una ciudad pequeña tiene que fumarse al policía corrupto que sacaron, por ejemplo, de Resistencia.

–Usted habla de poca voluntad política pero en estos tiempos todos los candidatos hablan del tema del narcotráfico, está en la agenda. ­

Hablar no nos sirve para nada. Podemos hablar todo el día de algo pero si no nos ponemos a laburar estamos en la misma cosa todos los días. Creo que a nivel nacional deberían redireccionarse los recursos para que justamente esté todo destinado a parar el narcotráfico. También hay que revisar la ley de estupefacientes para que haya penas coherentes, que no sea lo mismo una “mula” que un piloto de un avión, por ejemplo. Otro tema es la radarización: no es el tema más importante, pero sí es un elemento más a reforzar. No podemos decir que no sirve para nada. Sirve siempre que lo utilicemos: si solamente nos saca una foto del espacio aéreo y la guardamos en el álbum de los recuerdos, no sirve porque estamos viendo una realidad pero no hacemos nada con ella.

–¿Hoy puede haber otro “Carbón Blanco”?

–Hoy podría haber millones de “Carbón Blanco”. Una muestra de ellos es que en todo el país hubo un “Carbón Blanco”.

Uno se llamó “Manzanas Blancas”, otro se llamó “Bananas no sé qué”, el otro fue con los muebles de “Luis XV”. Hubo un sinfín de “Carbón Blanco”.

–¿Y qué porcentaje llega a verse, a descubrirse?

–Nosotros seguramente vemos un porcentaje ínfimo de lo que ocurre. Vemos lo que llega a una causa judicial, que llega a pesar de los controles insuficientes y la falta de recursos que tiene las fuerzas de seguridad en comparación con las grandes organizaciones criminales. Estamos a años luz de ellas. Las fuerzas tienen la exigencia política y social de dar resultados. El Gobierno les ordena hacer procedimientos para crear una sensación de seguridad y así tranquilizar a la sociedad. Pero con eso sólo hacemos procedimientos inmediatos y de menor jerarquía, que van desde el distribuidor pequeño hacia abajo. Pero el problema grave está hacia arriba.

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.