Más vale prevenir

Fuente: www.milenio.com. OMAR CERVANTES.

Más vale prevenir, hagamos consciencia

Prácticamente se fue el mes 11 del año y esta semana entraremos en diciembre del 2021, mismo que algunos hubiéramos deseado que fuera muy diferente al del año pasado y aparentemente no será así y tendremos que seguirnos cuidando de las diferentes variables de Covid19, de la llegada de una posible cuarta ola de contagios, con todo y sus efectos secundarios, además de los temas normales de cada mes último, entre los que se encuentran alteraciones del estado de ánimo, episodios de ansiedad y depresión, mayor consumo de alcohol y sustancias psicotrópicas, apuestas y en algunos casos un índice superior en suicidios.

Si bien para la mayoría y en términos del consumismo en el que vivimos, diciembre debería significar un mes festivo y lleno de alegrías, lo que deseamos para todos nuestros lectores, la realidad es que también se hacen presentes momentos sombríos característicos de la época. Igual que el año pasado en el que muchas familias perdieron a sus seres queridos por diversos motivos, incluyendo el coronavirus , así como complicadas situaciones económicas, laborales y sociales, a estos hechos inéditos de la nueva normalidad pandémica se suman características psicológicas que han sido estudiadas con amplitud y que se presentan a finales de año.

Cierres anuales con problemas financieros y angustias de saber cómo iniciará la cuesta de enero, estrés natural por el fin de un año más, festividades llenas de altibajos emocionales, consumismo, abundantes eventos sociales en los que se bebe y a veces se consumen otras sustancias, el famoso maratón “Lupe-Reyes” que algunos comenzaron en Halloween o recientemente en el Día de Gracias, el frío del invierno y, algunos otros factores, son todos factores de riesgo para que haya mayor consumo de drogas legales e ilegales, conductas adictivas como las apuestas, las compras compulsivas y la comida compulsiva, entre otras, así como alteraciones del estado de ánimo y otros malestares de la salud mental, que una vez más en esta época incluye efectos secundarios de la pandemia.

A lo anterior hay que sumar que en México se da casi por un hecho que en unas semanas más se aprobará la regulación del uso de la cannabis, lo cual más allá del debate público, político, legislativo e industrial, seguramente traerá efectos directos e indirectos relacionados a su consumo.

Por ello, al igual que todas las medidas preventivas que hemos seguido ante el coronavirus en los últimos 21 meses y que por lo visto nos espera aún una larga temporada, de la misma forma deberíamos hacer una gran cruzada social para hacer consciencia de los riesgos del consumo abusivo de drogas legales, entre las que destaca el alcohol, así como las ilegales, emprendiendo acciones permanentes, entendiendo a la prevención como una ciencia que merece más que simples campañas publicitarias y que debe ser desarrollada por profesionales de este campo de las adicciones, con planes integrales de impacto al tejido social y comunitario, en materia de salud.

Bien gestionado o mal gestionado el Covid19, dependiendo de quien sea el que opine, a mi parecer nos ha dado cátedra de cómo hacer una macro campaña mundial de prevención y hoy prácticamente en todo el planeta los seres humanos manejamos los mismos códigos como el aislamiento social, la distancia entre las personas, el uso de cubrebocas y de gel antibacterial, la vacunación, la suplementación y sana alimentación, la activación física y el auto cuidado, por citar algunos.

Como especialista en adicciones me imagino un mundo entero haciendo consciencia sobre las adicciones como enfermedad mental, sus causas, su desarrollo, sus consecuencias y, sobre todo, la forma de poder prevenir desde las ciencias médicas y sociales.

Cómo dice el dicho, más vale prevenir que lamentar, hacer consciencia y asumir como sociedad los riesgos del consumo excesivo y la necesidad de fortalecer los factores de protección en todos los nichos sociales, haciendo sinergias entre padres de familia, sociedad civil, escuelas, iglesias, empresas y sus cámaras, sindicatos, comunas, liderazgos formales e informales en las estructuras vecinales, medios de comunicación, universidades, activistas, organizaciones políticas, deportivas, artistas, representantes de la cultura, los diferentes niveles y esferas de gobierno y, quienes desde el sector salud privado vemos el trabajo con adicciones como una prioridad a lo largo y ancho de nuestro país.

Deseamos que todos tengan un gran mes de diciembre a pesar de cualquier circunstancia y, esperamos que la sociedad completa haga eco a nuestra propuesta de prevenir y hacer consciencia en materia de adicciones de forma metodológica, universal, segmentada y permanente.

 

Abierto el plazo de pre-inscripción en el 
MÁSTER DE FORMACIÓN PERMANENTE EN PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS CONDUCTAS ADICTIVAS.

20 AÑOS AYUDANDO EN SALVAR VIDAS

La preinscripción es gratuita y obligatoria, y no le compromete a nada. Plazas muy limitadas.
Hágala aquí: https://postgrado.adeituv.es/es/cursos/area_de_salud-7/master-adicciones-drogodependencia/datos_generales.htm

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.