Mitos y verdades sobre los cigarrillos electrónicos

agosto 13, 2015

Los presentan como una alternativa para dejar de fumar, pero pueden tener el efecto contrario

Fuente original: elcomercio.pe

El cigarrillo electrónico promete ser la mejor opción para evitar los daños que causa fumar . Sin embargo, el cirujano oncológico de tórax y miembro honorario de la Liga Contra el Cáncer, Edgar Amorín, señala que su uso “se compara incluso a la otras drogas como la marihuana, opio o pasta básica de cocaína”.

¿Qué detalles desconoces sobre los cigarrillos electrónicos? ¿Son tan inofensivos como dicen? Estos son algunos puntos que debes considerar antes de consumirlos.

– El cigarrillo electrónico sí hace daño. Pese a la creencia de que el humo que genera es solo vapor, al consumirlo ingresan a nuestro cuerpo sustancias como propilenglicol (usado para fabricar solventes de pinturas), esencias de tabaco, glicerol (ingrediente de los cosméticos) y benzoato de bencilo (químico irritante de las membranas internas del cuerpo).

– Es tan adictivo como el cigarrillo común. Estos productos también contienen nicotina, sustancia que genera la adicción a fumar. Pero además son más atractivos por su diseño y los diferentes sabores que tiene el líquido al ser consumido o “vapeado”.

– Los cigarrillos electrónicos no te ayudarán a dejar de fumar. No hay un estudio científico que certifique que el uso de estos productos es beneficioso para todos aquellos que quieren olvidarse de este hábito. Por el contrario, la nicotina hace que la costumbre continúe.

– Todos los que te rodean se ven afectados. El vapor de los cigarrillos electrónicos también causa daño en los fumadores pasivos, es decir las personas que inhalan el humo sin fumar. Los más perjudicados son los niños, ancianos y madres gestantes.

Las consecuencias de fumar cigarrillos electrónicos son una mayor posibilidad de padecer cáncerenfermedades pulmonares, aumento de las complicaciones durante el embarazo, deterioro de la piel y desmejoramiento del estado físico.

Con información de María Esther Huamán

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.