Google+
Teléfono: +34 963 262 600

OPACIDAD Y BURBUJA ESPECULATIVA EN LAS LICENCIAS PARA CULTIVAR CANNABIS

Fuente: www.elconfidencialdigital.com. Agencia Comunicae.

Expertos denuncian opacidad y burbuja
especulativa en las licencias para cultivar
cannabis en España

El Observatorio Europeo del Consumo y Cultivo de Cannabis, OECCC,
presenta su informe 2020 sobre las licencias de cannabis en España,
donde detallan «la falta de transparencia en las concesiones, unida a
una burbuja especulativa internacional». A esto se suman «presiones
de multinacionales a los Gobiernos para conseguir una regulación a
medida de sus intereses, sin tener en cuenta las necesidades de las
personas».
Existen ocho documentos con datos de las licencias para el cultivo de
cannabis en España, concedidas por la Agencia Española del
Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS): seis respuestas del
Gobierno, a lo que se suman dos listados proporcionados por la
propia AEMPS donde figuran las empresas que han obtenido dicho
permiso. Estos documentos contienen importantes contradicciones en
datos básicos como número de licencias y adjudicatarios o la
extensión cultivada. Un Dictamen del Consejo de Transparencia y Buen
Gobierno (CTBG) obligó a la AEMPS a dar información sobre estos
aspectos. En los recursos que hizo para intentar impedirlo, la AEMPS
reconoce que no existe un documento con el proceso para conseguir
una licencia de cannabis, y que la AEMPS actúa en función de
«particularidades que se puedan producir en cada caso concreto».

Alcaliber consiguió la primera licencia para la producción y
exportación, que traspasó a Linneo Health por 9,4 millones de euros,
aunque la extensión cultivada es de 1,7 hectáreas. En el caso de Cana,
tiene 150 metros cuadrados de cultivo, pero el día que la compró
Canopy subió en bolsa un 2%. La falta de transparencia y un proceso
claro y detallado en España se une a una burbuja financiera
internacional, con sobornos a funcionarios, conflictos de interés,
caídas épicas en las cotizaciones, malas prácticas, demandas por
fraude y desinformación al accionista, excesos de producción y
bajadas de precios.
En todo el mundo, los cultivadores tradicionales acusan a las
multinacionales del cannabis de lobismo sobre los gobiernos, para
intentar conseguir una regulación a su medida, que deja fuera a las
personas. Una de las excusas que utilizan es la trazabilidad de la
semilla. Tras décadas de prohibición la trazabilidad de la semilla no se
puede garantizar y funciona como excusa para facilitar un oligopolio
de las multinacionales y excluir a los cultivadores tradicionales.
Un ejemplo de este lobismo poco transparente es el reciente congreso
Cannabis Europa edición Madrid. Mandó invitaciones a su cita en un
hotel de cinco estrellas a todos los grupos relevantes del Parlamento
Español, aunque en su página web no aporta información sobre su
comité organizador e intereses, ni consta como inscrito en los registros
de transparencia del Parlamento Europeo o de la Comisión Nacional
de los Mercados y la Competencia.

Advertencia: los autores del artículo expresan su opinión basada en
cotizaciones, artículos de prensa previos y otras fuentes públicas, así
como 20 años de experiencia en el sector del cannabis. Los autores no
tienen ninguna acción de las empresas nombradas, ni tampoco
mantienen posiciones cortas sobre ellas. Lo expuesto en el artículo
son las meras opiniones de los autores y en ningún caso son un
consejo de comprar o vender títulos de las compañías nombradas.
Antes de tomar cualquier decisión financiera, los autores recomiendan
la consulta de un asesor profesional, así como de las fuentes
originales, la información financiera pública de las compañías y otras
informaciones adicionales.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *