Prohibido fumar en las terrazas… ¿para siempre?

Fuente: elperiodicoextremadura.com. Rocío Cantero.

Extremadura no permite ahora consumir tabaco en veladores si no hay 2 metros de distancia. Colectivos sanitarios y de enfermos piden llevar más allá de la pandemia esta medida

L os dos últimos años han propiciado un salto en la lucha de contra el
tabaquismo en Extremadura como consecuencia de las ‘medidas covid’ y ahora
está por ver si se consolidará en los próximos meses, con la intención trasladada
por el Ministerio de Sanidad de ampliar los espacios sin humo.
El riesgo de propagación del coronavirus a través de los
aerosoles y la influencia del tabaco en ello ya motivó,
entre otras decisiones, que en 2020 se extendiera a las
terrazas de los locales de hostelería el veto que existía
desde 2011 sobre el consumo de tabaco en el interior de
estos establecimientos. El matiz en la pandemia, eso sí,
lo marcaba la posibilidad de mantener o no la distancia considerada de seguridad.
La primera medida se adoptó en agosto de 2020: el Consejo Interterritorial de Salud
acordó prohibir fumar en la calle y en los espacios al aire libre en general (como los
veladores) si no se podía garantizar una distancia interpersonal de 1,5 metros; y en
julio de 2021, esa distancia se amplió a dos metros.

A partir de ese momento no se han adoptado nuevas medidas en relación a la
limitación del consumo de tabaco con carácter general, pero varias comunidades sí
han dado pasos en el ámbito de sus competencias para contener la pandemia y
Extremadura ha sido una de ellas, aunque no la más restrictiva.
El pasado mes de septiembre, el Consejo de Gobierno jó las condiciones del
escenario de nueva normalidad, que mantiene la prohibición de fumar si no se
garantizan los dos metros «en las terrazas de los establecimientos que desarrollen
actividades de hostelería y restauración», según se recoge en el DOE de 29 de
septiembre (en otras comunidades como Cantabria o Aragón la prohibición es
total, sin distancia mínima). La limitación, eso sí, afecta tanto al tabaco tradicion alagua o cachimbas, tabaco calentado o similares», ahonda. La prohibición sigue en
vigor, por tanto, y se cumple de forma más o menos generalizada, aunque no
siempre, según reconocen tanto clientes como hosteleros.
«La gente lo ha acatado ahora como norma general. Creo que es responsable en ese
sentido, se levanta y se aparta cuando quiere fumar», sostiene Antonio Martínez,
presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de
Extremadura (Setex). Otra cosa es que esta norma sea permanente y se extienda
más allá de la pandemia: «Tengo mis dudas. Porque las circunstancias de cada
sector de la hostelería son diferentes. En la restauración, la gente no para de comer
para encender un cigarro, pero tomando una caña o un café… Supongo que se
acabarían levantando como hace ahora», dice el empresario.

 

El periodo de pre-matriculación, gratuita y obligatoria, para la próxima edición del MÁSTER DE FORMACIÓN PERMANENTE EN PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS CONDUCTAS ADICTIVAS se abre en abril.

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.