Ansiolíticos, la adicción silenciosa

Fuente: diariovasco.com

Más de dos millones de españoles toman ansiolíticos con regularidad. Prescritos de forma masiva, son una bomba de relojería con costes millonarios.

Los ansiolíticos son las drogas de las madres, de las mujeres. En mi oficina, por ejemplo, somos tres y las tres los tomamos, cuenta Mara, una socióloga de 44 años. Su afirmación, intuitiva, está, sin embargo, avalada por la estadística: entre los 35 y los 64 años, una de cada diez mujeres los consume a diario. Así lo revela un informe del Ministerio de Sanidad, que confirma que el consumo de ansiolíticos en España se disparó tras la pandemia hasta llegar hoy a los 59 DHD (dosis diaria por cada 1.000 habitantes), lo que supone que casi un 6 por ciento de los españoles, más de dos millones los toma a diario. Dato que, por cierto, se eleva hasta los 93 DHD (casi el 10 por ciento de los españoles) si añadimos hipnóticos y sedantes a la ecuación. Hablamos de fármacos que se usan para tranquilizarse, dormir o afrontar problemas de la vida que no se encaran mejor con anestesia, en palabras del psicólogo Antonio Cano Vindel, expresidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS). Y te las puede recomendar y proporcionar tu madre, tu hermana, tu vecina o tu amiga que siempre las lleva en el bolso o las guarda en el botiquín. Los ansiolíticos no caducan, señala Mara. O te los tomas o los
regalas, porque siempre te los piden. Hablamos. Es lo que hace Laura, administrativa de una empresa de transporte que, a sus 43 años, lleva una década consumiendo Lorazepan de noche y Lexatin de día. Mi marido y mi suegro me las piden para dormir, admite. Los hombres, por supuesto, también los toman, aunque son más reacios a ir al médico. De hecho, aunque consuman la mitad que ellas, se automedican más con este tipo de fármacos, como revela la Encuesta nacional de salud, sobre todo entre los 25 y los 44 años. También los mezclan más con el alcohol y drogas ilegales. El 15 por ciento reconoce, además, echar mano de las benzodiacepinas para colocarse o acentuar o reducir los efectos de otras drogas. Un mercado en alza. Accesibles, baratos y de acción rápida, lo cierto es que el consumo de este tipo de fármacos no para de crecer.

Leer más: http://pre.metaclip.auditmedia.es/api/document/online/837c3ebe-9d97-4ae5-9f6e-db69b9cf084c?idUser=a8604f4d-56e7-4411-9715-67c8fa97100b&tknid=fGPtEpHdME6cS8Z8Klvd2w–&tknmd=8vQZat5Uthqt3IaGFnbU6Q–

Ampliación hasta el 31/01/2023 del plazo de preinscripción, gratuita y necesaria, en el 
MÁSTER DE FORMACIÓN PERMANENTE EN PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS CONDUCTAS ADICTIVAS
Más información: www.masteradiccionesonline.com
[email protected] Preinscríbase aquí ahora: 
postgrado.adeituv.es/master-adicciones-drogodependencia

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.