Google+
Teléfono: +34 963 262 600

COVID-19 Y ATENCIÓN A LAS DROGODEPENDENCIAS

Fuente: https://harmreduction.org/

Aunque la recomendación principal durante la crisis del COVID-19 es confinarse en casa, muchos grupos profesionales no pueden optar por el teletrabajo y deben seguir asistiendo a sus puestos de trabajo.

Así, la Harm Reduction Coalition elaboró hace unos días una guía con consejos para proveedores de servicios de jeringuillas y reducción de daños con base comunitaria durante el brote de COVID-19. Algunas de estas recomendaciones son también aplicables a otros servicios de atención a las drogodependencias que deben seguir proporcionando atención durante estas semanas.

Prioricen y preparen a su gente

  • PRIORICEN LA SEGURIDAD DEL PERSONAL Y LOS PARTICIPANTES.Brinden una amplia cantidad de materiales para que los participantes estén preparados siempre que sea posible. Envíen a los empleados enfermos a sus casas (¡incluyéndose ustedes mismos!) y tengan conciencia del trabajo que hacen los pares. Brinden acceso a vacunas para prevenir que los sistemas inmunes se vean aún más comprometidos—consideren vacunas para la gripe, la hepatitis A y la hepatitis B—y colaboren con su farmacia local o el departamento de salud de su área. Exhorten y promuevan el lavado de manos y el uso de gel antiséptico, y tosan/estornuden dentro de pañuelitos desechables o el codo. Consideren limitar el acceso al programa para visitantes que no sean esenciales.
  • LIMPIEN LAS SUPERFICIES.Limpien regularmente las superficies con las que la gente entra comúnmente en contacto en todos los espacios donde se brinden servicios antes, durante y después de que se brinden los servicios. Limpien con desinfectantes para el hogar, cloro y otros microbicidas.
  • OFREZCAN MATERIALES ADICIONALES.Si es posible, ofrezcan materiales adicionales y abundantes a los participantes en caso de que se cesen los servicios, incluyendo jeringuillas y equipo de reducción de daños para fumar, inhalar e inyectarse drogas de forma más segura. Hagan un inventario de sus materiales y hablen con todo el personal acerca del máximo que hay para cada cosa. Si ustedes todavía no están repartiendo materiales de reducción de daños para fumar e inhalar drogas de forma más segura, hagan arreglos para comenzar a hacerlo. Siempre que sea posible, aumenten la cantidad que tengan de guantes de látex, máscaras de seguridad y gel antiséptico para distribuir entre los participantes, incluyendo instrucciones para cómo y cuándo usarlos. Recuérdenle a su personal que equipe a los participantes con abundante equipos de naloxona que incluyan máscaras para respirar. Hablen acerca de cualquier dificultad que tengan para repartir materiales.

Planifiquen con anticipación

  • EVALÚEN SUS SERVICIOS ESENCIALES.¿Qué servicios son esenciales y tienen que continuar, aunque se reduzcan las operaciones? ¿Qué actividades pueden posponerse o cancelarse (incluyendo grupos)? ¿Cuándo se proveen esos servicios, cómo se proveen y quiénes los proveen? ¿Se podría incorporar un poco de flexibilidad creativa?
  • EVALÚEN/HAGAN UN PLAN DE COMUNICACIÓN.Hagan un plan de comunicación y revísenlo para comunicar información al personal y los participantes durante próximas y continuas interrupciones de servicios. Consideren y planifiquen de antemano para superar obstáculos – como el idioma, la cultura, la tecnología, la diversidad funcional – con el fin de llegar a la gente que sirven con información puntual y correcta acerca de la interrupción de servicios, como por medio de las redes sociales, correos electrónicos, correr la voz, textos, etc. Asegúrense de que todo el personal y todos los voluntarios entiendan el plan de comunicación y sus roles.
  • MANTÉNGANSE INFORMADOS Y CONECTADOS. Monitoreen el sitio web de sus departamentos de salud, estatal y local, y el sitio web acerca del COVID-19 de CDC para estar al tanto de la información más actualizada. Comuníquense y cooperen con su departamento de salud local en caso de que se sospeche un caso de exposición.
  • PLANIFIQUEN PARA AUSENCIAS DE EMPLEADOS.En el punto más alto del brote, anticipen ausencias por parte del 10% al 20% del personal. Prepárense para ausencias a través de capacitar al personal y planificar para operaciones esqueleto (las operaciones más básicas). Permitan una asistencia laboral flexible y días de enfermedad siempre que sea posible. Guarden un registro de las ausencias relacionadas con la influenza o gripe. Usen tecnología de teléfono, vídeo y aplicaciones para reemplazar las reuniones en persona. Evalúen y/o creen programas/servicios y planes organizacionales de contingencia que incluyan al personal. Asegúrense de que todo el personal tenga acceso a y entienda los planes organizacionales de contingencia.
  • MANTENGAN UNA CONTINUIDAD EN LOS MEDICAMENTOS.El acceso a medicamentos recetados podría verse limitado en un brote de COVID-19. Asegúrense de que los proveedores de atención médica que atiendan participantes tengan planes de emergencia, al igual que procesos y procedimientos claros para que los pacientes reciban resurtidos (refills) y dosis adicionales de sus medicamentos psiquiátricos y medicamentos para el VIH, la hepatitis C y otras condiciones crónicas. Asegúrense de que los proveedores de metadona y buprenorfina tengan planes de emergencia para preservar la continuidad del tratamiento de forma simple y económica, e incluyan dosis adicionales para que los participantes se las lleven consigo. Consideren recetas de un mes de buprenorfina, con posibilidades para pedir resurtidos de medicamentos por telesalud o por teléfono, según sea necesario.

LUCHEN CONTRA EL RACISMO. Ha habido reportes de racismo y discriminación contra personas chinas o asiáticas que incluyen evitar personas asiático-americanas, como un vergonzoso derivado del brote de COVID-19. Los primeros casos conocidos de COVID-19 fueron reportados desde China y la carga más fuerte sigue allí. Es de suma importancia que luchemos contra este racismo y este estigma, simultáneamente vagos y agresivos, en nuestras comunidades. Existe una larga historia en Estados Unidos de enfocarse y demonizar poblaciones específicas, incluyendo a las personas chinas y chino-americanas.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *