Cómo dar la batalla a las adicciones

mayo 03, 2017
¿Conoces a alguna mujer con problemas de adicción? ¿Vives una situación similar? ¡Ponle un alto! Te decimos de qué manera enfrentarla y los grandes beneficios de la recuperación.

Fuente: Nancy Zamora. www.clarin.com

¿Sabías que uno de cada tres consumidores de sustancias ilícitas y sedantes en el mundo son mujeres? De acuerdo con Raúl Martín del Campo Sánchez, miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el consumo de drogas entre mujeres, adolescentes y adultas ha tenido un incremento relevante en los años recientes.

Las sustancias más comunes consumidas por mujeres son, en primer lugar, el alcohol; en segundo lugar, la marihuana, y en tercer lugar se presentan tanto la cocaína como las anfetaminas —éstas con el mito de bajar de peso y mantener el cuerpo en forma—.

Juntos hasta… en las adicciones

La mujer comienza de dos maneras con las adicciones: por propuesta de la pareja (la forma más frecuente) o mediante la familia; “los amigos ya no son tan influyentes como antes, pero son un gran círculo de presión si se comparten con la pareja. La mayoría de las mujeres tiene las mismas adicciones que la pareja que la invitó a probar”, asegura a Entremujeres México Verónica Pipper, psicóloga clínica y tanatóloga.

En soledad

La mujer enfrenta las adicciones con un gran estigma social, tanto por parte de la familia como del contexto externo. “Es incongruente, dado que muchas mujeres inician las adicciones en la familia; ésta misma las rechaza y las saca del sistema familiar. Aparte, se suman la culpa y el deber ser, que hacen sentir a la mujer que esto no tiene salida o así será siempre”, comenta Pipper.

Por esta razón, las mujeres enfrentan las adicciones en soledad y con una red de apoyo raquítica. Las beneficiadas con algún apoyo, según la especialista, quedan a cargo de la madre o abuela, así como de alguna amiga que les da la mano.

Más señaladas que hombres

En las adicciones se tiende a señalar más la debilidad, la vulnerabilidad y la condición de género de las mujeres. “Existen grandes diferencias entre el hombre adicto y la mujer adicta, esto dictado desde la desigualdad, porque al primero lo vemos con empatía y a la mujer, desde el juicio y prejuicio moral, así como el social”, indica Pipper. La mujer es señalada y se le enjuicia su actuar, tanto en la adicción como en la recuperación.

Consecuencias

De acuerdo con la especialista, éstas son algunas repercusiones de las adicciones:

Personal

• Se alteran las partes física (biológica), mental, emocional y espiritual (no religiosa).
• En cuestión de salud física, se puede incrementar el riesgo de desarrollar alguna condición o trastorno mental (lo cual puede tener consecuencias irreversibles). El cuerpo de la mujer se ve afectado por la parte química, pues se altera de manera significativa —esto depende de la sustancia que se consuma—.
• Se afecta el cerebro y su química; se manifiestan las alteraciones más importantes de todos los órganos.
• En el aspecto emocional, se incrementan la tristeza y el enojo.
• En el sentido de vida de cada mujer, se da un vacío existencial y sin sentido.

Social

• Si la familia no es adicta, hay rechazo y aislamiento.
• Si en la familia se propició la adicción, se utiliza para que sea quien consiga dinero o drogas.
• Lo que se comparte en ambas partes es el rechazo y el aislamiento.

Recuperación integral

La mujer busca apoyo por voluntad propia desde el momento que reconoce que necesita ayuda. “Es posible recuperarse de una adicción, pero se requiere bastante trabajo personal y la ayuda de profesionales de la salud. Trabajar en reconstruirse es la principal herramienta para una recuperación, de ahí la importancia de acudir a psicólogos (terapeutas), psiquiatras, médicos y grupos de apoyo, que tratarán la adicción desde lo individual hasta lo familiar”, señala la especialista.

Beneficios de dejar las adicciones

• Se recupera la salud física, dependiendo el nivel de adicción y el tipo de sustancia.
• Se recupera el pensamiento crítico y los procesos cognitivos ya no están alterados, a lo que se suma la parte emocional; la percepción comienza a sentirse de manera diferente.
• Se recupera el sentido de vida, como consecuencia de trabajar en re-significar el pasado.
• La interacción social cambia y el grupo de amigos, así como la red de apoyo, se beneficia de las experiencias para resignificarla.
• Los gastos por consumo se reducen, así como el gasto en especialistas.

Etiquetas:

2 Comentarios. Dejar nuevo comentario

Maria montserrat
04/05/2017 12:36

Buenas yo vivo en Argentina soy española me.gustaria saber si es online. Gracias

Responder
xlopez masteradicciones
05/05/2017 09:31

En efecto, Montserrat, el Máster es 100% online.
Aquí tiene toda la información: http://www.masteradiccionesonline.com.
No dude en preguntar cualquier otra duda que le surja.
Un cordial saludo.

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.