Google+
Teléfono: +34 963 262 600

El alcohol: el “amigo” de doble cara

enero 12, 2016

Es mentira que solo afecta el hígado; cerebro, páncreas, colon y muchos órganos también sufren

Fuente: Yaslin Cabezas. www.crhoy.com

Aunque parezca divertido y en ocasiones le haga sentir “en las nubes”, lo cierto es que el alcohol no es su amigo, en realidad lo que tiene es una “doble cara” que sin usted darse cuenta lo traiciona. Poco a poco se va insertando en sus órganos hasta llegar a producir enfermedades tan terribles como el cáncer.

El hígado no es el único que sufre con el alcohol, esta sustancia está asociada a cinco tipos de cáncer, entre ellos el de boca y garganta, esófago, mama, colon e hígado, pero además daña el cerebro, el corazón, la piel y el aparato reproductor, tanto del hombre como de la mujer.
La piel y el cabello de los bebedores también es bastante diferente a la de quienes llevan una vida saludable sin licor, porque éste produce deshidratación y eso provoca que la piel se vuelva seca y el pelo sin vida.

¿Ha escuchado que quien toma “birras” se hace “panzón”?

Esto se debe a que el alcohol –no solo la cerveza- tiene un alto contenido calórico y al consumirse en gran cantidad, el cuerpo la convierte en grasa.

Nick Sheron, especialista en el tema de la Universidad de Southamptom dijo al Daily Mail que el beber puede conducir al aumento de peso y la obesidad y que por ejemplo, un litro de vodka tiene la misma cantidad de calorías que la crema batida.

“El alcohol se metaboliza de la misma manera como la crema, y a medida que se descompone la grasa, se establece en las células del hígado, por lo que quienes beben regularmente terminan con hígado graso”, dice la publicación.

No importa si usted toma poco o mucho, el daño va a ser paulatino y conforme avancen los años los males se van haciendo presentes, según Sebastián Marín, especialista en adicciones del Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia.

“Yo puedo tomar whisky, amanecer en la alfombra de mi casa y tener un problema, porque una botella de whisky en concentración de gramos de alcohol, tiene lo mismo que una botella de etiqueta especial de farmacia: el alcohol de fricción. Si me tomé una botella de esas durante el día, pero el otro se tomó una de whisky, uno amaneció en la calle y el otro en el sofá de la casa, y piensan que el del problema es el que tomó alcohol, está equivocado… ¡Tienen exactamente la misma enfermedad!”, explicó el médico.

¿Por qué sucede el efecto de embriaguez y qué tiene de malo?

Marín señaló que una sola unidad de alcohol es suficiente para afectar el área de recompensa del cerebro, porque eleva ciertas sustancias que tiene el cuerpo naturalmente.

“Esas sustancias están normalmente en un balance determinado en nuestro cuerpo, si a mí me ascienden en mi puesto de trabajo, me voy a sentir feliz y esa área placentera me la da el área de recompensa (…) todas las sustancias elevan neurotransmisores, si tomo alcohol, marihuana, cocaína, todas esas sustancias se elevan sin mayor detalle”, indicó el especialista.

El licor en ningún caso está recomendado, pero si usted desea ingerir debe tomar en cuenta que lo ideal sería una unidad al día, es decir, una botella de cerveza, una copa de vino o un trago de whisky.

Según el Iafa, cuando una persona se toma más de cuatro tragos “por sentada” al mes, podría indicar señales de alcoholismo.

¡Es hora de que se preocupe por su salud!… un buen propósito de año nuevo es dejar de lado a ese amigo que es una mala influencia: el alcohol.

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *