El consumo de alcohol podría aumentar significativamente el riesgo de epilepsia

Fuente: www.insalus.com. EUROPA PRESS.

Un estudio advierte de que el consumo de alcohol podría
aumentar significativamente el riesgo de epilepsia

Un equipo de científicos dirigido por la Universidad Nacional de Pusan (Corea del Sur)
ha realizado un metaanálisis actualizado para aclarar de forma concluyente la relación
entre el consumo de alcohol y la epilepsia.
La epilepsia, un trastorno neurológico común asociado a la estigmatización, las
comorbilidades psiquiátricas y el aumento de los costes sanitarios, afecta a unos 50
millones de personas en todo el mundo. Un factor de riesgo común asociado al
desarrollo de la epilepsia y las convulsiones es el consumo de alcohol.
Varios estudios se han centrado en cómo el consumo de alcohol conduce a las
convulsiones provocadas, que suelen producirse debido a la abstinencia de alcohol, o
a la intoxicación alcohólica grave.
Sin embargo, muy pocos se centran en la relación entre el consumo de alcohol y las
crisis no provocadas. Uno de estos estudios fue un meta-análisis realizado en 2010,
que analizó seis estudios de casos y controles y encontró que los consumidores de
alcohol eran más propensos a desarrollar convulsiones no provocadas.
Curiosamente, los datos de estudios de cohortes recientes contradicen estos
hallazgos, lo que implica que no existe una asociación entre el consumo de alcohol y
la epilepsia.

Qué consumo de alcohol puede considerarse problemático.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el alcohol como una sustancia psicoactiva con propiedades causantes de dependencia. Sin embargo, el organismo también reconoce que se ha utilizado «ampliamente» en muchas culturas durante siglos. En España, donde está perfectamente integrado en la sociedad, podría decirse que su consumo es cultural. Sin embargo, el tipo de consumo nocivo acarrea múltiples consecuencias en la salud, además de conllevar «una pesada carga social y económica para las sociedades», según la OMS.
Para este nuevo metaanálisis, publicado en la revista científica ‘Drug and Alcohol

Dependence’, el equipo incluyó un total de 8 estudios, que incluían 5 estudios de casos
y controles y 3 estudios de cohortes. Además, realizaron un análisis sobre los datos
extraídos de estos estudios, para evaluar la relación dosis-respuesta entre el consumo
de alcohol y la epilepsia.
Los resultados sugirieron que, en general, los bebedores de alcohol tenían un riesgo
significativamente mayor de desarrollar epilepsia, en comparación con los no bebedores. El análisis de los estudios de casos y controles reveló una relación dosis respuesta positiva y significativa, lo que implica que el riesgo de epilepsia aumenta
con el incremento de la ingesta de alcohol. Estos resultados son coherentes con metaanálisis anteriores.
Un hallazgo importante fue que los estudios de cohortes no mostraron una asociación
positiva entre la ingesta de alcohol y la epilepsia. De hecho, 2 de cada 3 estudios de
cohortes sugirieron que la ingesta de alcohol reduce el riesgo de epilepsia.
«Se necesitan más estudios de cohortes de gran tamaño en la población general para
armar una relación causal definitiva entre el consumo de alcohol y la epilepsia y para
identificar un posible umbral», sugieren los investigadores.

 

 

El periodo de pre-matriculación para la próxima edición del MÁSTER EN PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS CONDUCTAS ADICTIVAS se abrirá en abril.

 

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.