Teléfono: +34 963 262 600

EL TABACO ES AÚN MÁS DAÑINO EN LA ADOLESCENCIA

Fuente: www.20minutos.es. MERCEDES BORJA.

El tabaco es aún más dañino en la
adolescencia; diez consejos para evitar
que nuestros hijos fumen

  • El cerebro y los pulmones no han terminado de desarrollarse, por lo que entorpece que su desarrollo sea óptimo.
  • No hay que esperar a la adolescencia para advertir de los peligros del tabaco, debe hacerse desde la niñez.
  • Nueve pautas para abordar (y prevenir) el consumo de drogas y el alcohol con nuestros hijos adolescentes.

El consumo de tabaco es uno de los principales problemas de salud pública a
nivel mundial, pues es la primera causa de muerte evitable en el mundo. Solo en
España produce 55 mil muertes cada año y a nivel mundial se calcula que en
2030 sean ocho millones los que pierdan la vida por fumar cada año.
La prevención entre los más jóvenes es crucial, pues es alrededor de los 14 años
cuando los jóvenes prueban su primer cigarrillo y hay estudios que demuestran
que, si no se ha fumado antes de los 26 años, casi con toda seguridad nunca se
inicie el hábito.

Aun así, y pese a las campañas de prevención, los jóvenes siguen empezando a
fumar y, según el Grupo Español de Cáncer de Pulmón, un 30% de los jóvenes
españoles lo hace habitualmente, y casi un 10% de los adolescentes entre 14 y
18 años lo hace a diario, un 30% de manera ocasional.
Más joven, más riesgos

Iniciarse en este hábito desde tan jóvenes, además de los peligros habituales del
consumo de tabaco, como un mayor riesgo de varios tipos de cáncer, de
enfermedades respiratorias o cardiovasculares, entre otras, conlleva riesgos
añadidos, por eso es muy importante que los jóvenes no empiecen a fumar.
El cerebro adolescente aún no ha terminado de desarrollarse, lo que hace más
vulnerable frente a la nicotina. Esta sustancia adictiva tiene efectos en el
sistema de recompensa del cerebro y en las áreas del cerebro que controlan las
emociones y las funciones cognitivas. Si la nicotina entra habitualmente en el
cerebro cuando este aún no ha terminado de desarrollarse, modificará estas
áreas, y es muy probable que estas modificaciones se queden para siempre.
Como consecuencia, tendremos un cerebro más vulnerable a las adicciones, no

depresiones.

A nivel pulmonar, ocurre algo parecido. Durante la
adolescencia, el pulmón todavía no ha terminado
de desarrollarse y no ha alcanzado el 100% de su
capacidad pulmonar. Si empezamos a fumar se
produce una obstrucción leve de las vías respiratorias, la función pulmonar
disminuye y la función pulmonar se ralentiza. Como consecuencia, un fumador
adolescente no alcanzará todo su potencial respiratorio. Esto lo hará más
vulnerable a padecer enfermedades respiratorias en el futuro.
Resumiendo, una persona que inicia en el consumo de tabaco muy joven tendrá
más posibilidades de ser fumador en la edad adulta, de ser adicto a otras
sustancias y de padecer problemas emocionales.

Cómo evitar que los adolescentes empiecen a fumar
La mayoría de los adolescentes que fuma lo hace por motivos sociales, es decir,
para sentirse aceptado, o como un acto de la rebeldía, tan propia de la
adolescencia. Y es que, durante esta época de la vida, la presión y la influencia
que ejerce el grupo de amigos es más importante que el que ejerce la familia.
Para prevenir que esta influencia les lleve a empezar a fumar, es necesario
advertirles de los peligros del tabaco desde mucho antes. Antes y durante la
adolescencia, hay muchas cosas que podemos hacer para impedirlo.

•Dar ejemplo. Por mucho que digamos a nuestro hijo que no fume, si desde niño
ha visto fumar en casa, lo aceptará como algo normal y tendrá más posibilidades
de empezar con el hábito. Si fumas, deja de hacerlo, y mientras tanto, háblale de
lo mal que te sientes por hacerlo, tanto física como emocionalmente.

•Facilita que practique algún deporte desde niño.
Los adolescentes que hacen deporte fuman
mucho menos que los sedentarios.

•Háblale de las consecuencias para la salud. Las
consecuencias que el tabaco tiene para la salud,
al menos las más graves, no se ven hasta
pasados unos años, por lo que es normal que un
adolescente no piense en lo que el tabaco puede
hacerlo a largo plazo. Para concienciarlo, puedes
hablarle de alguien cercano que haya enfermado por fumar o incluso que haya
fallecido. Es mejor que no esperes a la adolescencia para hacerlo. Desde los
cinco o seis años ya son capaces de comprenderlo. Sé insistente, pues repetir
un mensaje -sin regañar- es la mejor forma de que se selle a fuego en su
cerebro.

•Háblale de las consecuencias para su aspecto físico. Los adolescentes suelen
preocuparse mucho de su aspecto y de la imagen que proyectas. Si le recuerdas
que fumar dañará su piel y su pelo, le hará tener más acné, peor aliento y hará
que huela peor, reducirán sus ganas de fumar.

•Háblale de lo que cuesta. Hazle ver lo que se perderá si fuma, pues el dinero de
su paga que se gaste en tabaco no podrá gastárselo en otras cosas que le
gusten.

•No permitas que nadie fume en casa. Si fumas, nunca lo hagas en casa, ni
siquiera en la terraza. Tampoco se debe dejar que las visitas fumen.

•Dale herramientas para que aprende a decir no. Enseñar a tu hijo a ser asertivo
le ayudará a decir ‘no’ -de manera tajante pero educada- cuando no quiera

formas de hacerlo poniéndoos en situaciones sociales difíciles.

•Ponte en su lugar. Todos los adultos han pasado por la adolescencia y, aunque
esa etapa se haya superado, son conscientes de lo que durante esos años
supone a presión del grupo, de la poca consciencia que se tiene a esa edad de
los peligros y de lo poco que les gusta que los ‘sermonenes’. Por tanto, si ya ha
probado algún cigarro, muéstrale empatía en lugar de regañarle o amenazarle,
pero recuérdale por qué no debe fumar y que en casa no está permitido hacerlo.

•Pregúntale y escúchale. Pregunta a menudo a tu hijo qué sabe sobre el
consumo de tabaco, si alguien de su entorno fuma, si lo ha probado, los motivos
que le han llevado hacerlo… Resuelve todas sus dudas si las tiene y cuéntales tus
experiencias con el tabaco, tanto ahora como cuando tenías su edad.

•Pasa tiempo con él. Pasar tiempo con nuestros hijos y hablar con ellos de este o
cualquier tema es la mejor forma de conocerlos y ganarnos su confianza.

MUY IMPORTANTE: Abierta preinscripción para el MÁSTER  (https://postgrado.adeituv.es/master-adicciones-drogodependencia). Es gratuita, obligatoria y garantiza su plaza. Últimos meses. Hágalo aquí ya mismo: https://postgrado.adeituv.es/preinscripcion/index.php?cod=20721050&l=es

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *