Google+
Teléfono: +34 963 262 600

GUERRA POR LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS

septiembre 02, 2019

Fuente: www.diario.es. Iván Fernández.

Guerra por los cigarrillos electrónicos: estancos
y tiendas se disputan un negocio de 90 millones
al año en España.

 Unos 650 comercios especializados ofrecen atención personalizada y productos propios, mientras
las tabacaleras apuestan por una oferta más sencilla a través de los estancos
 El sector confía en que el año se cierre en España con unos 600.000 vapeadores y, según Sigma
Dos, el 69,8% de los usuarios ha sustituido el tabaco por este producto
 Los estancos y las tiendas de vapeo pugnan por convertirse en lugares de referencia para aquellos
que quieran comprarlos

«Desde que lo probé no he vuelto a fumar»; «Mi amigo me lo dio a probar y vine
directo a por él»; «Lo utilizo a diario pero sigo fumando tabaco»… Son algunas
declaraciones de usuarios de cigarrillos electrónicos que, según las estimaciones del
sector, serán más de 600.000 a finales de 2019. Este producto, cuyos efectos
secundarios todavía no están claros, ha crecido como la espuma en los últimos años
mientras el consumo de tabaco se lleva reduciendo desde 2007.
Este cambio de hábito busca ser explotado por tiendas especializadas, estancos y
tabacaleras, últimas en subirse al carro. Según la Unión de Promotores y
Empresarios del Vapeo (http://www.upev.es/) (UPEV), en el primer semestre el sector ha
facturado 45 millones de euros, un 22% más que el año pasado, y la cifra podría ser
aún mayor porque no refleja las ventas en estancos. A cierre del año, el negocio
moverá con toda seguridad más de 90 millones en España, según la patronal que
representa al 85% de las pymes especializadas en este sector.
«La tendencia del vapeo tiene una progresión imparable, los motivos vienen por el
cambio radical en el día a día del fumador. No se puede parar algo que te hace sentir
mejor», afirma Arturo Ribes, presidente de UPEV.

El usuario tiene dos opciones: acudir a una tienda especializada o a un estanco. En el
primer caso,existen 650 puntos de venta a lo largo del territorio español que ofrecen
asesoramiento personalizado. En los estancos, el asesoramiento será más básico y los
productos se ceñirán generalmente a los creados por las tabacaleras: el IQOS
(https://es.iqos.com/es) y el Juul (https://www.juul.es/) de la estadounidense Philip Morris o el Blu
(https://www.blu.com/es/es/myblu) de la británica Imperial Tobacco.
«En el inicio del vapeo las tabacaleras no estaban metidas en el sector,
posteriormente sí han decidido subirse al carro, pero ya se han encontrado una
amplia red de pymes», comenta Ribes. La situación es similar en los principales
países de la Unión Europea. En Italia hay 3.000 tiendas de vapeo, en Francia 3.200 y
en Reino Unido 3.500, aproximadamente. Respecto a la materia prima, Ribes resalta
que los líquidos y los productos también proceden de empresas independientes.

El «sencillo» Blu frente a los grandes vapers

Uno de los productos más populares es el de la firma MyBlu, de Imperial Tobacco.
«Es una categoría nueva que acaba de llegar al mercado. Actualmente, tiene una
mayor penetración en otros países de Europa y EEUU, y está creando tendencia. A
España, también ha llegado y aunque las cifras de momento son menores, existe un
largo desarrollo por delante», afirma Borja Allue, administrador único de la sociedad
en España.

Su uso es tan popular que se ha convertido en un producto de entrada al mundo del
vapeo. «A muchas de nuestras tiendas llegan clientes rebotados del Blu. Empiezan
con ellos, pero luego acuden a nosotros porque buscan algo que suelte más humo o
que tenga otras funcionalidades», afirma Ribes. En las tiendas especializadas
también se vende un producto similar a los cigarrillos sencillos, con la diferencia de
que sus cápsulas son recargables y no es necesario comprar una nueva.

Lucha por ser el punto de referencia

La estrategia de MyBlu para comercializar su producto pasa por venderlo a través de
estancos. «Su amplia capilaridad, con unos 13.000 establecimientos por toda la
geografía nacional, permite una fácil y rápida accesibilidad», afirma Allue. «Son el
espacio donde acude habitualmente el consumidor de tabaco a adquirir su producto,
siendo el fumador un cliente potencial para acceder más fácilmente a la nueva
categoría del vapeo», añade.
La Unión de Asociaciones de Estanqueros de España (https://union-estanqueros.com/) (UAEE)
subraya el valor del estanquero como «comerciante de confianza» para el
consumidor, al que puede aportar información fiable. «El cliente que busca
productos para fumar y vapear, acude al estanco. Y los estanqueros son conscientes
de que despachar tabaco no es lo mismo que vender estos nuevos productos. El
cliente tiene dudas, necesita atención y asesoramiento, quiere saber detalles sobre
su funcionamiento y sus ventajas e inconvenientes», afirman.
Desde las tiendas especializadas tienen otra visión: «El mejor sitio para que un
vapeador despeje sus dudas sobre hasta dónde puede llegar con el dispositivo y los
líquidos es un establecimiento donde se le oriente. En un estanco pagas y te vas, en
una tienda tienen la paciencia, el tiempo y la dedicación para informar de ello. Para
comprar sus productos, que son más sencillos, a lo mejor tienen razón, pero para los
más complejos no», asegura Ribes.

El presidente de UPEV cuestiona que los estanqueros, que han empezado a vender
recientemente estos productos, «tengan la experiencia de una tienda especializada.
Un estanco se nutre de la venta rápida, si le entran cuatro vapeadores y le empiezan
a hacer preguntas no les va a funcionar el negocio». La UAEE reconoce que deben
formar a sus vendedores, pero también saca pecho. «Será el consumidor el que
decida si estos productos son parte del futuro del estanco o no. El estanquero está
preparado para afrontar ese futuro, independientemente del formato».

La patronal de las tiendas de vapeo cree que hay espacio para los dos modelos de
negocio. «Estamos hablando de 12 millones de fumadores en España. Ellos (las
tabacaleras) tienen mucha más capacidad financiera, nosotros utilizamos nuestra
experiencia», declara Ribes. «Ya hay estancos que parecen una tienda de vapeo, pero
no tenemos ningún problema en que vendan estos productos», declara el presidente
de UPEV, que no obstante rechaza que sus competidores «copen todo el mercado».
La patronal de los estancos cree que lo importante de las tiendas especializadas «es
que el vendedor sea un profesional, como lo son los estanqueros, capaz de asesorar
al cliente adecuadamente y, lo que es más, que cumpla con las normativas sanitarias,
especialmente con el control del acceso de los menores a estos productos».

Puerta de entrada

Un reciente informe (https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/326043/9789241516204-eng.pdf) de la
Organización Mundial para la Salud (OMS) alertaba de que los cigarrillos
electrónicos se han convertido en puerta de entrada del tabaco para la gente joven.
«Nuestra recomendación a los gobiernos es que los traten y regulen como productos
de tabaco convencional», resumía. En España se incluyen en la definición de
«producto del tabaco novedoso» recogida en la Directiva 2014/40/UE
(https://ec.europa.eu/health/sites/health/files/tobacco/docs/dir_201440_es.pdf) y el Real Decreto 579/2017
(https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2017-6585) , y se aplica la regulación específica
referente a la venta, suministro, consumo y publicidad de los productos del tabaco.
La UPEV y MyBlu recalcan que su público objetivo son «fumadores adultos». La
patronal organiza cursos formativos y colabora con el Ministerio de Sanidad ya que
«en su ADN» lleva la lucha contra el acceso de los menores. «En otras empresas
estamos viendo que no es así», afirma.
El responsable de Myblu en España asegura que uno de los motivos por los que
escogió los estancos para distribuir sus productos es que «ya tienen muy asumida su
obligación de no vender tabaco a menores de 18 años, lo que favorece que tampoco
lo hagan con los productos del vapeo».

Según el primer estudio en España sobre el perfil del vapeador, elaborado por Sigma
Dos para UPEV, el 96,3% de los vapeadores españoles usa el cigarrillo electrónico
como alternativa al cigarrillo convencional y el 69,8% ha sustituido completamente

el hábito de fumar con ellos. El 26,5% ha reducido sustancialmente su consumo de
cigarrillos convencionales.
Desde UPEV también señalan que el número de personas que ha dejado el tabaco y
ha decidido ‘vapear’ sigue en aumento. Estiman que, de continuar la tendencia
actual, a final de 2019 el número de vapeadores superará en España los 600.000. Eso
representa un 1,2% de la población, mientras que en Francia el porcentaje roza el
1,5% y en Reino Unido alcanza el 3%. A comienzos de año, el sector empleaba en
España a 4.480 personas de forma directa e indirecta, cifra que esperan aumentar
este año hasta más de 5.100.

ABIERTO EL PLAZO DE PREMATRICULACIÓN EN EL MÁSTER 2020. Más información en:
www.masteradiccionesonline.com y https://postgrado.adeituv.es/landing/master-propio-en-prevencion-y-tratamiento-de-las-conductas-adictivas-18a-edicion/?utm_source=google&utm_medium=cpc&utm_campaign=busqueda&gclid=CjwKCAjw0N3nBRBvEiwAHMwvNvnuzAEn782svzd8SZffF7L1ilGDPX4DiWsJg30I17Kg-U1-R4WafxoCvPsQAvD_BwE. Se necesitan especialistas en todos los ámbitos. La preinscripción en el MÁSTER es gratuita y obligatoria.

Etiquetas:

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *