CUARENTENA Y ADICCIONES

Fuente: www.rionegro.com.ar. MÓNICA JOFRE.

Cuarentena y adicciones: “El problema es qué pasa de la puerta para adentro”.

Esta situación de encierro hogareño puede ser la oportunidad para que quien recurría a escapes poco saludables para su ansiedad o angustia caiga en la cuenta y se decida a buscar ayuda.

Mabel Dell’ Orfano, médica neuropsiquiatra, directora de la Agencia para Prevención y del Abuso de Sustancias y de las Adicciones de Río Negro, considera que la cuarentena “produce mucho estrés y hay síntomas en la población de ansiedad y angustia. Y si hay situaciones angustiantes que están desbordando, lo que está a mano, sea calmantes o alcohol , puede ser una vía de escape más rápida y más peligrosa”.

La preocupan los centros de contención (en Bariloche, dos en Cipolletti, en Fernández Oro, en Allen, en Roca y Choele). “Entre todos unas 150 a 180 personas atendidas por sus equipos con mucho sacrificio económico porque salen a vender rifas u obtener donaciones. Ahora están restringidos para ese tipo de aportes y las familias, que acompañan con comida e insumos tampoco pueden salir. Desde la Agencia, con Desarrollo Social, estamos ayudando con alimentos y artículos de limpieza”.

«Si todas las noches empiezo a tomar una cantidad excesiva de alcohol, el cerebro se va habituando y cuando termine la cuarentena voy a querer seguir”.

Otra cuestión que señala es que “el alcohol o las benzodiacepinas –son los tranquilizantes– cuando se dejan de tomar de repente, a los tres o cuatro días empiezan con grandes malestares, irritabilidad, insomnio, ansiedad y algunos pueden llegar a tener síntomas físicos: el temblor en una persona con alcoholismo, calambres en la dependiente de los tranquilizantes. En estos casos sí es indispensable una atención médica y una medicación ”.

En cuanto al tabaco, “no estaban distribuyendo cigarrillos en Cipolletti y –más allá de que no hay que sostener el tabaquismo–, en ese caso sugerir que vayan a la farmacia y compren chicles de nicotina o parches para ponerse cada 24 horas, hay que seguir las instrucciones, y poder compensar la abstinencia. Mientras tanto puede ser un buen momento para caer: ‘Ah, entonces soy más adicto de lo que creía’”.

 

 

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.