Teléfono: +34 963 262 600

«LAS PERSONAS CON ADICCIONES SIGUEN SIENDO ESTIGMATIZADAS»

Fuente: www.diariodelaltoaragon.es. D. A.

«Las personas con adicciones siguen siendo estigmatizadas por la sociedad»

Coincidiendo con el Día Mundial contra las Drogas, desde la Fundación Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca (CSIH) quieren seguir reivindicando tanto la importancia de la intervención como de la prevención en las adicciones con sustancia o comportamentales, y de esta manera «poder apoyar a la comunidad oscense, aportando nuestro granito de arena en esta labor tan compleja», indica Jara Martínez Guallar, psicóloga de CSIH.

«Lo primero resaltar y eliminar el mito de que una adicción es un «vicio»», indica Martínez, ya que es «una enfermedad primaria, crónica y neurobiológica con factores genéticos, psicosociales y ambientales que influyen en sus manifestaciones» según la Asociación de Salud y Ayuda Mutua (Asam) y la Asociación Americana de Físicos en Medicina (AAPM). Se caracteriza por conductas que incluyen una pérdida de control de impulsos y un uso compulsivo y continuado a pesar del daño producido.

«Las personas con adicciones siguen siendo estigmatizadas por nuestra sociedad. Quien lo vive de cerca sabe lo duro que es, lo destructivas que son estas sustancias o conductas adictivas como la ludopatía», asegura Jara Martínez.

La psicóloga del CSIH considera que las familias y los afectados «viven un gran drama, donde el sentimiento predominante es la ansiedad, el miedo, la tristeza y la impotencia de no poder ayudar a la persona que padece la problemática; ya que muchas veces no son conscientes de lo que les ocurre». La persona afectada se va apagando poco a poco, va perdiendo toda su esencia y dejando de ser quien era antes de comenzar con la conducta destructiva. «La adicción se basa en autoengaños y mentiras. Para lo único que viven, es para pensar en cómo conseguir la sustancia o realizar la conducta, en llevar acabo el consumo o la practica adictiva y luego para intentar recuperarse de los efectos de la sustancia o de los problemas acarreados», asevera Martínez.

La problemática consecuente a una dependencia repercute tanto en el ámbito familiar, social, individual y legal. «Hay que ser conscientes de que este gran problema no está tan lejos de nosotros como hemos pensado, ya que en mayor o menor medida seguro que podemos ser conocedores de alguien que hace un abuso de alguna sustancia, del juego o de las nuevas tecnologías. Por eso hay que fomentar en la sociedad el desarrollo de la sensibilidad y la empatía hacia esta problemática», reitera la psicóloga del CSIH.

El proceso de deshabituación es complejo, con recaídas, pero con resultados positivos llenos de esfuerzo y sacrificio hacia el cambio. «Debemos concienciar a la población, sobre todo a los adolescentes, del peligro que ocasionan las adiciones tanto con sustancias como comportamentales (juegos, ludopatía, apuestas.), ya que ellos al encontrarse en pleno proceso madurativo son más vulnerables a desarrollar una dependencia o alterar su desarrollo normal».

En la etapa de la adolescencia, la mayoría no suele percibir casi riesgos en el consumo de alcohol, tabaco y cannabis y ni percibir dificultades en adquirir estas sustancias. Por ese motivo «hay que seguir insistiendo en la concienciación y desnormalización del uso del alcohol, ya que al comenzar su consumo tan jóvenes, practicando el famoso «botellón», adquieren con mayor facilidad hábitos de consumo abusivo», afirma Jara Martínez.

El cannabis, aunque sea una droga ilegal los y las adolescentes la tienen totalmente normalizada, un 63 % de los encuestados en nuestro estudio el año pasado en los centros educativos de Huesca perciben escaso riesgo en su consumo. «Decir que hay demasiados mitos en torno a esta sustancia que entorpecen en su desmitificación y concienciación».

Al hablar del uso de las nuevas tecnologías el 21 % por ciento de los menores las utilizan de forma abusiva según la encuesta Estudes. «Estamos hablando de un segmento de población al que se le conoce como «nativos digitales», para ellos la utilización de los dispositivos digitales forma parte de su forma de relacionarse y de ver el mundo«. Por eso, Martínez insiste en resaltar «el gran peligro que puede conllevar un mal uso de las redes sociales, pudiendo acarrear problemas de autoestima, frustración, «bullying», etcétera».

Los adolescentes cada vez normalizan más las apuestas deportivas presenciales y «online», ya que las consideran como un deporte en sí mismo, pero son «sumamente adictivas porqué garantizan el anonimato, las ganancias inmediatas, cualquier cantidad sirve, una presencia mediática constante, gran cantidad de plataformas y su utilización en cualquier lugar», afirma Jara Martínez.

MUY IMPORTANTE: Abierta la preinscripción para la próxima edición del MÁSTER 2021. Preinscribirse es gratuito, obligatorio y garantiza su plaza en el mismo. Hágalo aquí cuanto antes: https://postgrado.adeituv.es/preinscripcion/index.php?cod=20721050&l=esISA

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *