Teléfono: +34 963 262 600

HIPNOSIS PARA VENCER ADICCIONES

Fuente: www.elcolombiano.com. VANESA DE LA CRUZ PAVAS.

Hipnosis para vencer adicciones y malos hábitos: ¿sirve?

Psicoanalistas y terapeutas de la hipnosis explican qué son y cómo se tratan desde sus ámbitos.

Piense por un momento, ¿cuántas horas al día se la pasa viendo videos y fotos de YouTube, Instagram o Facebook? ¿Cuántas jugando en la última aplicación que descargó en su celular o en su consola de videojuegos? ¿Recuerda, si es el caso, cuántos cigarrillos se fumó ayer? O, ¿cuántas tazas de café se tomó? ¿Cuántos dulces se comió o se dejó de comer?

Es posible que usted sea adicto a algo, o a varias cosas, o que tenga ciertos hábitos con los que no está feliz. Se piensa que las únicas adicciones posibles son las químicas, como el alcohol, la marihuana u otras sustancias psicoactivas, pero no es así.

Mario Élkin Ramírez, psicoanalista miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis y profesor en el Departamento de Psicoanálisis de la Universidad de Antioquia, explicó que, de hecho, “todos somos adictos a algo, como al juego, las compras, a comer o no comer, porque la sociedad nos empuja a consumir”.

Tratar estos comportamientos repetitivos y a veces inconscientes lleva tiempo, es incómodo y, en ocasiones, psicológicamente doloroso, explicó Ramírez. Por eso, se conservan todavía técnicas como la hipnosis, que prometen resultados más rápidos y con menos sufrimiento o las terapias de psicoanálisis, con procesos más largos.

Adicciones y hábitos

El psicólogo y psicoanalista Juan Fernando Herrera Piedrahita contó que “siempre han existido las adicciones, pero solo hasta hace 200 años se comenzó a hablar de adictos con síntomas de abstinencia porque los soldados de la guerra franco-prusiana fueron tratados con morfina”.

Explicó que se trata de relaciones compulsivas, de carácter maniaco, de un sujeto con determinada sustancia (química o no química) o con alguna forma de comportamiento y que termina marcando la forma de relacionamiento con la cultura, el trabajo y las personas.

Cruz Elena Gómez, psicóloga y psicoanalista, agregó que la adicción se instala cuando se genera una relación de dependencia, donde se repite el consumo de forma excesiva y se generan sensaciones placenteras, mientras que los hábitos son repeticiones y comportamientos aprendidos que se pueden modificar de una manera menos complicada que la adicción. Así, acordó que sería más fácil modificar un hábito por hipnosis que una adicción.

¿Qué es la hipnosis?

Es un estado de conciencia en el que las personas parecen estar dormidos pero se dan cuenta de lo que ocurre a su alrededor, escuchan y pueden abrir los ojos, caminar y hasta hablar y responder las preguntas del terapeuta.

Aurelio Mejía, que lleva más de 25 años practicando la hipnosis introspectiva, explicó que esta “permite bucear por las profundidades de la imaginación, alucinar, acceder a recuerdos, reprogramar conductas, potenciar facultades y cambiar la percepción o respuesta a estímulos”.

Agregó que se puede utilizar como una herramienta “rápida y eficaz de la psicología para tratar alteraciones de la salud emocional y psicosomática” y que permite distraer al sujeto de algún problema para enfocarse en su solución.

Hipnosis como atajo

La hipnosis introspectiva es un método que combina diferentes técnicas, acerca a las personas al origen del problema y ayuda a resolverlo haciendo que el paciente “recuerde el momento en que se originó la depresión, complejo, culpa, fobia, migraña, cáncer u otras dolencias a las que no se les encuentra causa por los métodos médicos convencionales”.

Mejía explicó que usualmente basta una sesión para lograr cambios de conducta y respuestas psicosomáticas de alivio en tratamientos de miedos, tristezas, angustias, fobias, anorexia, bulimia, obesidad, obsesiones, alergias y adicciones.

Para el caso de adicciones, puntualizó, hay varios factores a tener en cuenta: ¿qué la motivó?, ¿el consumo repetido la convirtió en hábito?, ¿se generó dependencia orgánica o respuesta biológica? Dijo que “la hipnosis es una herramienta para tratar rápidamente los factores psicológicos, pero los orgánicos dependen de cada organismo y de lo profundo del trauma”.

Desde el psicoanálisis

Ramírez contó que el tratamiento psicoanalítico para vencer estas dolencias, hábitos o adicciones suele incomodar, causar cierto sufrimiento, ya que no es fácil renunciar a los síntomas, así que no se pueden prometer resultados inmediatos o sencillos.

Además, agregó que no son tratamientos económicos, ya que requieren varias sesiones con regularidad y acompañamiento constante.

“Antes de quitar una adicción, debemos entender qué función cumple en la estructura de una persona”, puntualizó Ramírez.

Con esto acordó el también psicoanalista Juan Pablo Jaramillo: “Tenemos referencia de pacientes que tienen condiciones psicóticas, sea esquizofrenia o paranoia, o con tendencias maníaco depresivas y que son adictos a sustancias psicoactivas que funcionan como estabilizadoras y logran objetivos que las drogas psiquiátricas no. O de personas que dejan de fumar pero que, la satisfacción que esto les daba, la trasladan a los alimentos y terminamos viendo exfumadores que se vuelven obesos”.

Ramírez contó también que tuvo un paciente con adicción a la marihuana que lo ayudaba a dejar de oír voces que le decían que se hiriera a él mismo o a los demás. “Uno ahí debe tomar una decisión ética. ¿Es más importante que deje la adicción o que escuche voces y haga daño? Hay que entender qué función cumple cada síntoma”.

Así, acordaron en que no hay curas rápidas, baratas o alegres, ya que este tipo de conductas tienen raíces profundas en el inconsciente y, desde el psicoanálisis, se busca que las personas, a través de técnicas de asociación libre, sean conducidos a su propio inconsciente y “asuman la responsabilidad subjetiva de sus actos, de sus determinaciones, síntomas, elecciones y consecuencias”, sumó Gómez.

Los cuatro psicoanalistas consultados acordaron en que una adicción no se da, en ocasiones, por la sustancia en sí, sino por el efecto que la sustancia o el comportamiento tiene sobre el organismo y que la hipnosis sí funciona para eliminar el objetivo inmediato, cuando se realiza con profesionales éticos, pero que puede no representar una mejora a largo plazo.

“Por eso el psicoanálisis renunció a la hipnosis, porque no abordaba la cura sino que solo elimina la conducta que produce el síntoma”, finalizó Jaramillo. (Ver más sobre este tema en el recuadro) .

MUY URGENTE: ÚLTIMOS DÍAS para la preinscripción en el MÁSTER  https://postgrado.adeituv.es/master-adicciones-drogodependencia gratuita y obligatoria. Garantice su plaza. Hágalo aquí ya mismo: https://postgrado.adeituv.es/preinscripcion/index.php?cod=20721050&l=es

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *