Teléfono: +34 963 262 600

OBSERVATORIO EUROPEO DE LAS DROGAS Y LAS TOXICOMANÍAS (EMCDDA)

Fuente: Observatorio Europeo e las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA)

Información actualizada del EMCDDA sobre las implicaciones del COVID-19 para los consumidores de drogas y proveedores de servicios para drogodependientes.

¿Cuáles son los riesgos específicos de las personas que usan drogas durante la pandemia de COVID-19?

Ø  Vulnerabilidad en los consumidores de opioides:

  1. Alto nivel de problemas de salud y  el estilo de vida no saludable.
  2. Hay evidencia de que el uso indebido de opioides puede interferir con el sistema inmunitario (Sacerdote, 2006).
  3. La prevalencia de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) y el asma son altas entre los pacientes en tratamiento con drogas, y fumar heroína o crack puede ser un factor agravante (Palmer et al., 2012).
  4. Debido a que COVID-19 (como cualquier infección grave del pulmón) puede causar dificultades para respirar, puede haber un aumento en el riesgo de sobredosis entre los usuarios de opioides.

Ø  Inyectores de drogas:

  1. Alta incidencia de enfermedades cardiovasculares entre los pacientes que se inyectan drogas y las personas que usan cocaína (Thylstrup et al., 2015) (Schwartz et al., 2010).
  2. La prevalencia del VIH, las infecciones de hepatitis viral y los cánceres de hígado, que conducen a un sistema inmunitario debilitado, es alta entre las personas que se inyectan drogas.

Ø  Prácticas de riesgo:

  1. Compartir material de inyección aumenta el riesgo de infección con virus transmitidos por la sangre, como el VIH y la hepatitis viral B y C
  2. Compartir equipos de inhalación, vapeo, tabaquismo o inyección contaminados con COVID-19 puede aumentar el riesgo de infección y jugar un papel en la propagación del virus. (El virus que causa COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona, entre personas que están en contacto cercano entre sí, y a través de gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose o estornuda)

Ø  Usuarios de metanfetamina contrae los vasos sanguíneos, lo que puede contribuir al daño pulmonar.

Ø  El uso recreativo de drogas a menudo se lleva a cabo en entornos en los que las personas se congregan juntas y pueden compartir drogas o equipos de drogas.

Ø  La estigmatización y la marginación asociadas con algunas formas de consumo de drogas pueden no solo aumentar el riesgo sino también crear barreras para promover medidas de reducción de riesgos.

Ø  El consumo de tabaco y la dependencia de la nicotina son muy comunes entre algunos consumidores de drogas y pueden aumentar los riesgos de experimentar resultados más negativos.

 

Entornos de riesgo para la infección COVID-19 en los usuarios de drogas, por qué?

Ø  Las características de algunos de los entornos frecuentados por personas que usan drogas pueden aumentar su riesgo de exposición al COVID-19:

  • El uso recreativo de drogas a menudo se lleva a cabo en grupos o en lugares concurridos, lo que aumenta el riesgo de exposición al COVID-19. Esto puede, en cierta medida, mitigarse mediante el distanciamiento social, siguiendo las pautas de seguridad establecidas u otras medidas para reducir el uso o el acceso a entornos de alto riesgo.
  • Los centros de tratamiento de drogas, los servicios de bajo umbral y los servicios de apoyo social para personas que usan drogas pueden tener áreas donde el distanciamiento social es difícil, como salas de espera o instalaciones comunitarias. Al igual que con otros entornos, la introducción de prácticas apropiadas de distanciamiento e higiene es de vital importancia.

QUÉ DEBEMOS HACER

Garantizar servicios eficaces de drogas durante la pandemia

Ø  En este contexto, es vital garantizar que los servicios cuenten con los recursos adecuados, que se implementen medidas de protección del personal y se priorice la planificación del servicio.

Ø  Por lo tanto, garantizar la prestación continua de servicios de tratamiento de drogas, incluidos los medicamentos de sustitución de opioides y otros medicamentos esenciales para los clientes, será una consideración primordial.

Ø  Se necesitarán planes de contingencia para la posible escasez de medicamentos y equipos.

Ø  Los servicios deberán planificar la probabilidad de ausencias del personal mediante el desarrollo de políticas flexibles de asistencia y baja por enfermedad, identificando funciones y puestos de trabajo críticos, y planificando una cobertura alternativa por parte de los miembros del personal de capacitación cruzada.

Ø  Es posible que los servicios necesiten planificar alternativas temporales en caso de un cierre necesario de sitios fijos (por ejemplo, la provisión de servicios en línea, suministro de medicamentos y equipos a través de farmacias, visitas a domicilio, llamadas telefónicas o videollamadas para evaluación y seguimiento) y adaptar los existentes. prácticas, como extender las recetas para llevar a casa del tratamiento de sustitución de opioides (OST).

Ø  Implementación de medidas de prevención contra la transmisión de COVID-19 en entornos utilizados por inyectores de drogas.

Ø  Con el fin de reducir la transmisión de COVID-19, se debe desalentar el uso compartido de drogas o equipo de drogas y se deben promover medidas apropiadas de distanciamiento e higiene social.

Ø  Deben desarrollarse estrategias de comunicación para abordar adecuadamente diferentes comportamientos y grupos de usuarios, incluidos los grupos marginados, como las personas sin hogar, los usuarios de drogas recreativas y los usuarios de cannabis.

Protección del personal  durante la pandemia: intervenciones importantes a considerar

Ø  Proporcionar al personal la información necesaria sobre medidas de prevención (ver medidas de prevención más arriba).

Ø  Proporcionar el equipo de protección necesario para el personal e introducir protocolos para reducir los riesgos de transmisión tanto para el personal como para los pacientes, incluido el uso de barreras físicas para proteger al personal que interactúa con clientes con un estado de infección desconocido.

Ø  Minimizar el número de miembros del personal que tienen interacciones cara a cara e introducir políticas y procedimientos adecuados de gestión de riesgos para clientes con síntomas respiratorios.

Ø  Revisar las prácticas de trabajo para el personal y los voluntarios con alto riesgo de COVID-19 grave (aquellos que son mayores o tienen condiciones de salud subyacentes), incluida la introducción de arreglos de trabajo remotos cuando sea posible.

Ø  Establecer reuniones virtuales regulares para permitir una respuesta rápida a los problemas que surgen en la situación local y las medidas rápidamente cambiantes tomadas por los gobiernos locales y nacionales.

 

Descargue aquí

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *